Especiales

El PRD no está en muerte terminal, pero ya no sirve al pueblo de México: Ensástiga
Gabriel Envila Fischer Martes 17 de Octubre de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- “El PRD no está en una muerte terminal, no va a dejar de ser partido, pero sí ha dejado ya de ser útil al pueblo de México y va a ser más útil para los proyectos de la derecha. Aunque sus documentos básicos son los más avanzados que un partido político pueda tener, la gran contradicción es que no se cumplen y no se hacen cumplir”, expresó en entrevista con Cambio de Michoacán, Mario Ensástiga Santiago, director de Editorial y Divulgación del Instituto Nacional de Investigación y Capacitación del sol azteca.

Ensástiga Santiago, señala que hay poca comunicación entre las instancias nacional, estatales y municipales del PRD, razón por la cual, los esfuerzos de fortalecimiento de capacitación política, a través de los órganos de difusión del PRD no han trascendido entre sus militantes.

Mario Ensástiga Santiago, director de Editorial y Divulgación del Instituto Nacional de Investigación y Capacitación del sol azteca
Mario Ensástiga Santiago, director de Editorial y Divulgación del Instituto Nacional de Investigación y Capacitación del sol azteca
(Foto: Especial)

-¿Qué le pasa al PRD?- “El proceso que está viviendo es un proceso que prácticamente inició desde sus primeros años, desde que persistía la visión de construir una candidatura a la presidencia de la República, pensando que llegando a la presidencia se generarían en cascada muchas acciones como la de reconstruir el partido, fortalecer los poderes locales, gobierno estatales, municipales e incluso los Congresos, pero lo importante era ganar el país”, contextualiza.

La historia del perredismo se construyó bajo esa lógica durante los siguientes 20 años, sin que el PRD lograra ganar la presidencia de la República, o no al menos bajo el reconocimiento de los órganos electorales, hasta la llegada de Los Chuchos. “Llegaron ciertos grupos internos, con una visión que modificó de manera significativa esa tendencia que se venía dando desde el principio: querer ser más gobierno que partido, cuando debieron ser las dos cosas”.

“Llegó un grupo, concretamente como lo que hoy se conoce como Los Chuchos, la gente de ADN, la gente de los hoy Galileos, que discutieron y pensaron que la izquierda ya no tenía mucho futuro en la lógica activa, y que había que hacer una alianza con los grupos de la derecha, sea PRI o sea PAN, con quien desde entonces alternativamente están haciendo acuerdos, según les convenga”.

Para 2018, asegura Mario Ensástiga, el proyecto de los nuevos responsables del futuro perredista es llevar al gobierno federal a un gobierno que ya conocimos durante 12 años con los gobiernos de Fox y Calderón: al partido Acción Nacional.

“El PRD ya no es un instrumento útil a la sociedad como se planteó en sus documentos, yo insisto en que los documentos básicos del PRD son los más avanzados de cualquier partido. Es una izquierda de avanzada, la gran contradicción es que no se cumplen y no se hacen cumplir”.

El abandono de la orientación de izquierda plasmada en los documentos básicos del PRD, señaló, “se dio con mayor claridad desde que inició la hegemonía de estos grupos, con la llegada de Jesús Ortega, truculenta y oscura, pero se hizo presidente del partido, seguido de Acosta Naranjo, Graco Ramírez en un interinato medio suigeneris y luego vinieron Zambrano y Navarrete, y hoy está la señora varales que no está muy distante de esa lógica”.

ADN (Alternativa Democrática Nacional) corriente que dirige el presidente estatal del PRD en Michoacán, Carlos Torres Piña, se encuentra en la misma contradicción. “El Comité Ejecutivo Estatal declaró hace no mucho tiempo que con el PAN nada y sin embargo hoy ya vemos que están empezando de manera discreta a establecer toda una red para establecer candidaturas con el PAN para el próximo periodo”.

Esa operación, apunta, está a cargo de ADN y de Foro Nuevo Sol, que son las expresiones con más fuerza en Michoacán, la segunda, a la que pertenece el gobernador Silvano Aureoles.

Lejos del origen, hoy es cuarta fuerza



“El PRD no está en una muerte terminal, no va a dejar de ser partido, pero sí ha dejado ya de ser útil al pueblo de México y va a ser más útil para los proyectos de la derecha”

Entre el desdén a los principios fundacionales de la izquierda electoral mexicana que sirvieron para sustentar el nacimiento del PRD y el pragmatismo inmediato de los actuales dirigentes perredistas, aplicados para “ganar” elecciones, se deriva un maltrato para cuadros fundadores a los que hoy se les pide su salida o simplemente se les minimiza por no contar con una estructura activa para operar dentro de los procesos electorales. Este comportamiento, advierte Mario Ensástiga, descuida el peso de la opinión de sus cuadros fundadores entre el electorado.

“Es una visión muy limitada, la historia nos ha enseñado y pongo como ejemplo cuando la corriente democrática salió del PRI, era un grupito muy pequeño y mira todo lo que motivó”.

Los cálculos de los actuales dirigentes perredistas, resalta Ensástiga Santiago, pueden ser fácilmente confrontados, si incluso se observa cuántos militantes con cargos de representación popular han abandonado hasta hoy las filas del PRD o dentro de este, promueven un proyecto que consideran sí representa los valores de la izquierda mexicana.

Por lo pronto el PRD se ha reducido significativamente y ha perdido una posición que siquiera permita ser visto como un partido que pueda inclinar decisiones importantes tanto en el Congreso de la Unión cono en el Senado de la República, en ambas cámaras, concluye, se ha vuelto un partido chiquito.

Comentarios