Municipios

Advierten fraude sobre doble autorización de un fraccionamiento en un mismo predio
Rafael Rivera Millán Martes 7 de Noviembre de 2017
A- A A+

Ciudad Lázaro Cárdenas, Michoacán.- De acuerdo a documentación oficial existente en el ayuntamiento de este lugar, en el 2007 el área de Urbanística de la Secretaría de Obras Públicas del municipio, autorizó el fraccionamiento “Napoleón Gómez Sada”, donde actualmente vive familias de trabajadores mineros afiliados a la sección 271, y en el 2016, la actual administración municipal autorizó subdividir el mismo predio para otro fraccionamiento con otro supuesto dueño, dice el Consejo Ciudadano de Transparencia.

Alfonso Castillo Abogado, presidente del Consejo Ciudadano de Transparencia.
Alfonso Castillo Abogado, presidente del Consejo Ciudadano de Transparencia.
(Foto: PDF PORTADAS)



Lo anterior, dice Alfonso Castillo Abogado, Presidente del CCT, hace sospechar que el gobierno municipal que encabeza Armando Carrillo Barragán, en complicidad con el ex Secretario de Obras Públicas del Municipio, hoy Síndico Municipal Suplente en Funciones, Omar Salas Nicaso y el Jefe del Departamento de Planeación y Ordenamiento Urbano, Angel Mata Magaña autorizaron el año pasado la subdivisión de un predio para fraccionamiento, en terrenos donde ya antes la misma comuna, diez años atrás, había autorizado en el mismo predio en cuestión, el fraccionamiento “Napoleón Gómez Sada”, donde viven trabajadores sindicalizados de ArcelorMittal.

Castillo Abogado, dijo que a él han acudió algunos propietarios de lotes del fraccionamiento “Gómez Sada”, para solicitar su asesoría, ya que en el 2007 él fue quien llevó a cabo el trámite de escrituración del fraccionamiento de ese predio que se ubica dentro de 433 hectáreas, mismo que fue adquirido por la ex Sicartsa, para la que trabajara el ahora Presidente del Consejo Ciudadano de Transparencia, fecha en la cual se creó ese fraccionamiento, para dotar de lotes de terreno a los trabajadores mineros sindicalizados, de acuerdo a lo que se estipula en su contrato colectivo de trabajo respectivo, y que ahora se encuentran con que no son ellos los dueños, sino un particular al que el actual gobierno municipal le autorizó vender esos mismos terrenos para un nuevo fraccionamiento.