Escenarios

Primera parte
Especialistas analizaron algunas claves de películas en el XV FICM
Omar Arriaga Garcés Miércoles 8 de Noviembre de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- A poco más de una semana de concluido el XV Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), Sunya Madrigal Álvarez y Cristina Bustamante Penilla, especialistas en cinematografía, ponderaron algunas de las claves de las películas en competencia este año, en un evento donde la sensación general fue que los largometrajes de ficción quedaron a deber.

Para Madrigal Álvarez, quien fungió como juez en la categoría de documental en los Premios Guerrero de la Prensa, “como siempre la ficción de largometraje es todo un tema”, ya que en esta ocasión de 50 trabajos sólo siete fueron seleccionados para el FICM, siendo ganadora Oso polar de Marcelo Tobar.

 este año hubo una variedad de temas que en ediciones anteriores no había, “pero de nuevo me quedó como muy insatisfecha en la parte del largo de ficción…
este año hubo una variedad de temas que en ediciones anteriores no había, “pero de nuevo me quedó como muy insatisfecha en la parte del largo de ficción…
(Foto: Carmen Hernández )

“Un problema es que se hacen o se siguen haciendo en México películas que pudieron haber sido un buen cortometraje o mediometraje y todavía no dan para una estructura o para que valga la pena la experiencia y la inversión de tanto dinero, tiempo y esfuerzo de hacer una ficción más amplia”, comentó la también directora de la Licenciatura en Animación y Arte Digital en el Tecnológico de Monterrey Campus Morelia de 2013 a 2016.

Sunya Madrigal externó que si la estructura del largometraje no está bien armada “no es como un corto, que si es interesante el tema o si hay una actuación muy particular olvidamos que algún elemento falta, pero en un largometraje si no hay una buena labor o simplemente un contenido que se necesite transmitir en todo ese tiempo, hay un problemita y ese fue el caso de este año”, expuso.

Sin embargo, apuntó que este año hubo una variedad de temas que en ediciones anteriores no había, “pero de nuevo me quedó como muy insatisfecha en la parte del largo de ficción… Para ser películas que compiten tendría que haber de esos siete cosas muy importantes y muchos funcionarían mejor habiendo sido un corto, hay un problema de que no se están contando historias mucho más estructuradas, profundas. Eso es grave”, externó la guionista y realizadora.


Documental



No obstante, señaló que en la categoría de documental sí que hubo calidad, lo que le recordó la edición I del FICM: “De 15 trabajos hubo tres que no eran tan sólidos, pero no malos; ganó Potentiae(de Javier Toscano) para Ambulante y el Premio Guerrero de la Prensa; la ganadora fue Rush Hour (de Luciana Kaplan)”, refirió.

En el caso de de este último trabajo, afirmó que fue importante la presencia de temas políticos, por lo que fue de sus favoritos, “aunque me parecía que Potentiae O Guerrero (de Ludovic Bonleux) eran todavía más poderosos”, pero consideró que la labor de producción de Rush Hour fue “tremenda”, sin mencionar que es un documental cuyo tema deja al espectador sin poder moverse.

“No sólo toma el problema de migración sino el problema de las horas pico en los desplazamientos, abordándolo de una manera muy sensible e inteligente; pero no cierra, los otros (Guerrero y Potentiae)
se sienten más robustos porque cierran muy bien”, mencionó, aunque un final abierto también impele a quien la ve a actuar, explicó.

Crisis de historias



Para Cristina Bustamante, que ha participado en festivales de cine y guionismo -como el International Poetry Film Festival en Atenas, Grecia-, el problema con el nivel de las realizaciones está relacionado con el guión; y aunque su escritura puede ser un asunto no tan complicado, para la especialista sí hay una falta de preocupación sobre lo que se cuenta en la pantalla.

Respecto a los trabajos de la Sección Michoacana, expresó:

“Siento que por lo menos este año y otros detecto en los cortos que no están preocupados por decir nada, por tener una necesidad de contar una historia; desde el momento en el que no es una necesidad estamos mal”, manifestó.

Agregó que muchas veces los cortometrajes se enfocan más en la producción o el tipo de cámara que se usará, “algunos se sienten como un capricho”, expresó, ello porque las historias no se desarrollan al no saber “¿qué quiero decir y a quién? Ése es el detalle”.

Añadió que hoy día por las redes sociales y herramientas como Youtube, hay tantas maneras de expresarse que hay una crisis de historias, lo cual ilustró con el fenómeno de los youtubers “que hablan de todo”: “Es contradictorio pero en realidad es eso, las historias que estamos viviendo son superficiales y eso se está transmitiendo. Es muy preocupante”.

Y continuó: “Si el cine es un espacio donde se pueden juntar todas estas artes, involucradas en la creación de una película, ¿por qué caer en lo mismo que hace todo mundo con sus teléfonos celulares en su Facebook?”.

Bustamante Penilla refirió que en los últimos días alguien comentaba que el problema con las historias aludía a un “problema de sinceridad”, sin embargo ella ponderó que dicha carencia va más allá: “Hay quienes sí hacen cosas muy honestas, pero a lo mejor el problema es qué tanta consciencia (tienes) de lo que necesitas decir.

“Todos necesitamos decir cosas. El problema es si ya averiguaste para ti lo que profundamente te está moviendo como persona. Hay ahí un problema de consciencia y de reflexión: ¿Quién eres tú y quién eres tú en el lugar del mundo en el que te tocó?”, acotó la cineasta, quien dijo que no es tan importante entender lo que pasa sino conectar y hablar de cosas tangibles para todos, hablar desde un punto de vista más social y no desde lo individual.

“Todos tenemos una visión de las cosas, no importa si te das cuenta o no... No estamos en contacto con eso: ¿Quiénes somos nosotros en ese lugar del mundo?”, se preguntó la realizadora.