Escenarios

`La lectura no te hace mejor persona, pero sí mejor ciudadano´
Josafat Pérez Viernes 10 de Noviembre de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Entrevistados por Cambio de Michoacán, en el marco de la décima edición de la Feria del Libro de Michoacán, dos libreros de la Ciudad de México y uno de Morelia, coinciden que, a contrapelo con los programas oficiales de promoción de lectura, leer quizá no garantiza convertirse en mejor persona ética y moralmente hablando, pero sí en un ciudadano más consiente, crítico y exigente con el actuar de sus representantes políticos.

A decir de Tomás Méndez Corona, dependiente de FAM distribuidora, “la diferencia entre una persona que lee de otra que no lo hace, es que la primera posee un abanico de posibilidades para tomar decisiones y su nivel de educación cambia -dijo-, porque a mayor nivel de lectura mayor nivel de conciencia”.

La diferencia entre una persona que lee de otra que no lo hace, es que la primera posee un abanico de posibilidades para tomar decisiones y su nivel de educación cambia
La diferencia entre una persona que lee de otra que no lo hace, es que la primera posee un abanico de posibilidades para tomar decisiones y su nivel de educación cambia
(Foto: ACG)



Calificó como un “mito viejo” el hecho de que la sociedad mexicana no tenga un buen nivel de lectura, luego de reconocer que `el conocimiento es poder y el hábito lector´, “quizá no nos hace mejores personas, pero sí mejores ciudadanos y más consientes”.

Con libros de 50 pesos en editoriales como Tusquets, Ariel, Seix- Barral, Paidós, Edaf, Planeta y otras más, advirtió la dificultad de hacer comparaciones de consumo de libros con países de primer mundo, pero aseguró que los adultos y jóvenes mexicanos tiene buen nivel de lectura y de cultura.

“No podemos comparar economías, en primer mundo se tiene mejor nivel adquisitivo y en México te encuentras con la disyuntiva entre comprar un libro o un kilo de carne”, atajó.
Por otra parte, consideró que la transición del libro impreso al electrónico sólo causó cierto temor, pero lo digital nunca llegará a desplazar lo analógico, en términos de lectura.

“Como decía un escritor `el libro es para acariciarse, tenerse, para cachondearse´ y eso no lo puedes hacer con una tableta electrónica; no puedes ir con ella al baño y sentir la textura, aspirar el aroma característico como con el papel impreso. El dispositivo electrónico es liso, plano, escéptico y es muy diferente irte a dormir con un libro en la mano que con una tableta”, señaló al mencionar lo cansado que es terminar una novela en pantalla.

Para Héctor Leite de Librería Valdovinos, la brecha tecnológica que supone la lectura en dispositivos móviles sí ha representado una merma en la venta de libros. Sin embargo, dijo diferir de la idea de que la lectura tradicional sea haya vuelto anacrónica porque “a palabra impresa es un diálogo entre autor y lector que nos obliga a ejercitar nuestro pensamiento, nos hace reflexionar y emitir juicios de valor sustentados en argumentación, no en opiniones y creencias”.

Hizo suyas las palabras de astrónomo estadunidense Carl Sagan, quien señalaba que “nunca se ha visto tanta tecnología y tanta ignorancia”. Asimismo, el dependiente de la librería de ediciones antiguas y volúmenes de ocasión dijo que “i los cambios tecnológicos no corren parejos con los cambios culturales, se deja de lado la lectura”.

“La verdadera universidad hoy en día son los libros, esto a pesar del desarrollo que modernamente han tenido las instituciones docentes”, citó el prólogo de un libro e hizo alusión a los enciclopedistas franceses como los agitadores intelectuales de la Revolución de su país, al ser cuestionado sobre las transformaciones que puede lograr la educación y la lectura en una sociedad.
“A los gobernantes les encantan los pueblos ignorantes porque son más fáciles de manejar”, advirtió.

La verdadera universidad hoy en día son los libros, esto a pesar del desarrollo que modernamente han tenido las instituciones docentes
La verdadera universidad hoy en día son los libros, esto a pesar del desarrollo que modernamente han tenido las instituciones docentes
(Foto: ACG)



Juan Ramón Rojas de El Sendero librería, también coincidió en que tener buen nivel de lectura está lejos de convertir a cualquiera en mejor persona. Sin embargo, reconoció que “algo se modifica porque hasta tus hábitos de consumo van cambiando y te haces más consciente”, dijo al señalar que “es a través de la educación como se va fortaleciendo la sociedad, a pesar de que muchas veces se desprecie la lectura y la educación a causa de la importancia que la sociedad le da al progreso económico”.

Sobre la transformación de los hábitos lectores que opera desde la circulación de celulares y tabletas, aseguró que “la persona que lee definitivamente prefieren un libro de papel por muchas razones”.
“Han cambiado los hábitos lectores y quizá disminuido la intensidad y el interés en el impreso porque cualquier persona se hace de un aparato... esos ratos de distracción y ocio están aumentando, pero no son propicios para el libro tradicional”, dijo al poner de ejemplo la cantidad de personas en el transporte público atentas a su celular, frente a los contados casos de gente que lee un libro, un periódico o una revista.