Educación

Una vez más, prevé UM problemas para cubrir la nómina de los trabajadores
Ernesto Hernández Doblas Domingo 12 de Noviembre de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- A tres días del nuevo periodo quincenal, en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) no hay visos de que pueda recibirse el dinero necesario y suficiente para cubrir la nómina de los miles de trabajadores y jubilados, a los que tampoco les ha sido retribuido el total de lo correspondiente a la segunda quincena de octubre.

Para este lunes, por medio de una página de Facebook llamada Nicolaitas por el rescate de la UMSNH se ha extendido una invitación para manifestarse pacíficamente a partir de las 11:00 horas frente al Congreso Local, en busca de exigirle a los legisladores que tomen en cuenta a la Casa de Hidalgo, en vísperas de las discusiones para el presupuesto de egresos 2018.

La crisis en la institución benemérita y centenaria parece verse agudizada, por la falta de recursos económicos y la nula respuesta que hasta el momento han obtenido las gestiones del rector Medardo Serna González tanto a nivel federal como estatal.
La crisis en la institución benemérita y centenaria parece verse agudizada, por la falta de recursos económicos y la nula respuesta que hasta el momento han obtenido las gestiones del rector Medardo Serna González tanto a nivel federal como estatal.
(Foto: ACG)

La crisis en la institución benemérita y centenaria parece verse agudizada, no solo por la falta de recursos económicos sino ante la nula respuesta que hasta el momento han obtenido las gestiones del rector Medardo Serna González tanto a nivel federal como estatal, entre otras cosas, para contar con los 850 millones de pesos que el rector asegura se ocupan para concluir exitosamente el 2017 en cuanto a pago de nómina y prestaciones.

Desde diversos sectores políticos de la federación y de Michoacán, las declaraciones han sido en el sentido de apoyar a la máxima casa de estudios, pero en los hechos, la situación continúa en la precariedad.

El tres de noviembre anterior, Silvano Aureoles Conejo, gobernador de Michoacán, aseguró que los recursos necesarios para que la Casa de Hidalgo concluyera sin sobresaltos este último periodo del año, estarían disponibles la semana que concluyó.

Esto, fue ratificado tres días después por Adrián López Solís, secretario de gobierno, sin embargo no sucedió así, a pesar de que en días pasados éste buscó reunirse con Eduardo Tena Flores secretario general del Sindicato Único de Empleados de la Universidad Michoacana (SUEM) asegurándole que había “importantes expectativas” para brindar el apoyo necesario a la UMSNH.

Así entonces, a doce días de que los empleados académicos, administrativos y jubilados, no cobran su salario en tiempo y forma, la protesta se ha dejado sentir por medio de varias acciones que también podrían agudizarse en los días por venir.

Gestiones y presiones



El paro de brazos caídos que agremiados del Sindicato de Profesores de la Universidad Michoacana (SPUM) decidieron iniciar al conocer la noticia que no serían cubiertos los pagos devengados, continuará, así como el plantón que por esta misma causa realizan los agremiados al SUEUM afuera del Colegio de San Nicolás, Tesorería y Rectoría.

El día 9 de noviembre los dos sindicatos realizaron una marcha desde la Plaza Morelos hasta Palacio de Gobierno, haciendo una escala en Congreso local donde se depositaron documentos que destacan entre otras cosas, las denuncias de lo que consideran malos manejos de la actual administración nicolaita.

De la misma forma está la sombra del emplazamiento a huelga que ambas organizaciones sindicales depositaron en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA) para este próximo cuatro de diciembre a las 18:00 horas.

Hay que agregar que por separado, Serna González y los sindicatos mayoritarios de la Universidad Michoacana han sostenido encuentros con representantes de los gobiernos federal y estatal así como con diputados de ambas instancias, sin recibir respuestas concretas a su petición de apoyo.

Las diferencias de opinión entre actores externos e internos también son evidentes en cuanto a las causas y soluciones de la penuria que arrastra la máxima casa en por lo menos sus últimos seis años.

Mientras hay quienes aseguran que el régimen de pensiones y jubilaciones representa una importante razón para el agobio financiero, otros apuntan tanto a la falta de subsidios adecuados y suficientes como a la deficiente administración del equipo de Serna González y la falta de transparencia en el uso de los recursos.

No desestiman tampoco los recortes que en últimos años ha sufrido la Casa de Hidalgo, el último de los cuales fue de casi 400 millones de pesos, causado en buena parte por la falta de respuesta al compromiso que había hecho el rector nicolaita ante diputados locales, de ir hacia una reingeniería que precisamente volviera sanas las finanzas.