Morelia

Vecinos de Indeco Expropiación petrolera piden mejorar alumbrado y atender problemas de seguridad
Josafat Pérez Domingo 12 de Noviembre de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Con demandas similares a la mayoría de las colonias populares en la capital michoacana, los vecinos de Indeco Expropiación petrolera señalan como necesidades apremiantes la mejora del sistema de alumbrado público y la seguridad en la zona.

Ubicada al sur poniente de la ciudad, colindante con las colonias Lomas del Valle, Rector Hidalgo y Jardines de Torremolinos, el complejo habitacional con más de cuatro décadas de fundado tiene también muchas viviendas en estado de abandono y dentro de sus andadores la iluminación tampoco es óptima.

Indeco Expropiación se ubica al sur poniente de la ciudad, colinda con las colonias Lomas del Valle, Rector Hidalgo y Jardines de Torremolinos
Indeco Expropiación se ubica al sur poniente de la ciudad, colinda con las colonias Lomas del Valle, Rector Hidalgo y Jardines de Torremolinos
(Foto: Héctor Sánchez)

A decir de Oswaldo Gutiérrez la falta de “buena iluminación” es una problemática general en la zona que, al colindar con las vías del tren y la unidad deportiva Indeco, tiene muchas áreas deshabitadas y con terrenos baldíos, situación que hace de ella un lugar solitario cuando se acaba la luz natural.

“Están muy solas las calles y, aunque hay vigilancia, falta más seguridad y alumbrado público. Los callejones y andadores están muy solos; yo creo que debería haber policías caminantes, que dieran rondines”, solicitó.

La señora María Inés Hernández calificó el alumbrado público como “malísimo” y dijo que en el frente de su casa, un estacionamiento contiguo al jardín central del complejo habitacional, “los camellones tienen pocos focos que prenden y apagan a placer, cuando no dejan oscura la calle”, aseguró.

“Las calles de la parte sur son como la boca del lobo”, dijo al reconocer que la apertura reciente de una caseta de la Policía Morelia, rotulada como Centro de atención a víctimas, ha contribuido a “apaciguar a los vándalos que solían juntarse ahí”.

Respecto al suministro de agua potable, señaló que en glorietas y jardineras “nos quitaron el agua”. A su vez, aseguró que a veces se llevan el agua del tanque elevado a otras colonias “ahí sí la amuelan, porque los que no tienen tinaco o aljibe son los que sufren”, explicó.

Para María Guadalupe Cortez Villa, comerciante avecinada en Indeco, la apertura de la caseta “disminuyó un poquito la delincuencia –dijo– porque antes había muchos malandrines que se juntaban a tomar y a drogarse, incluso a medio día”, advirtió.

No así el vecino Everardo López, quien considera que el funcionamiento de la caseta de vigilancia deja mucho qué desear porque está abierta de manera intermitente y por las noches los policías la usan para dormir.

“A la caseta nada más venían a dormirse y de nada servía… yo creo que les llamaron la atención y ya no vienen por las noches, pues antes llegaban varias camionetas nomás para hacer acto de presencia”, dijo al estimar que de igual manera que la delincuencia en la zona, la policía también “tiene sus temporadas”.

“Hace como un mes se robaron un Tsuru de unos vecinos… hay veces como que se calma, aunque en las orillas suele ser más peligroso”, advirtió.

Contrasta en el sondeo la opinión de Julio César Corona, profesor avecinado en la colonia, que considera a Indeco un sitio seguro o donde al menos él no ha sido víctima de algún delito.

“Yo siento la colonia segura… hubo un tiempo en que, a raíz de que mataron a un vigilante de una empresa de seguridad privada, ésta dejó de mandar gente y la caseta aún no estaba en funcionamiento, entonces se decía que nos habíamos quedado sin seguridad, pero ahora es distinto”, relató luego de señalar –igual que el resto de los entrevistados– la necesidad de mejorar el alumbrado en las áreas comunes, así como de poner focos afuera de las casas, en los andadores, responsabilidad ésta de cada vecino.