Escenarios

Poesía, entre la sensibilidad, la lengua materna y la traducción
Omar Arriaga Garcés Lunes 13 de Noviembre de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- La cultura purépecha y en general las culturas indígenas fueron mucho tiempo vilipendiadas, pero actualmente hay una renovación y se las ve bajo otro enfoque, dijo la poeta Rubí Tsanda Huerta, originaria de Santo Tomás municipio de Chilchota, quien participó en el Encuentro de Poetas del Mundo Latino 2017.

La profesora del Departamento de Idiomas de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) expresó que se debe tomar el purépecha como una de las lenguas del territorio nacional y se sintió “afortunada” de que la Secretaría de Cultura de Michoacán (Secum) tomara las riendas para regresar el encuentro de poetas a Morelia.

Rubí Tsanda Huerta
Rubí Tsanda Huerta
(Foto: Especial)

“Mi lengua materna es el purépecha... Tengo ese compromiso de que mis alumnos también tengan esta motivación de que la lengua no sólo la puedan utilizar hablando o comunicándose, puede ser un medio para expresarse, en la literatura”, señaló.

Dijo que en sus dos libros, Delirios y Cantos de una mamá (2017), habla de la mujer y denuncia la situación de violencia en que vive, así como lo que pasa en su comunidad y otros pueblos indígenas: “En zapoteco hay muchos escritores, en el caso purépecha somos muy pocos los que escribimos”, apuntó, para luego comentar que entre sus coterráneos su poesía -influenciada por Juan Rulfo, Octavio Paz o Guillermo Fernández- ha tenido buenas aceptación.

“Antes no nos incluían en espacios donde se reunían poetas de nivel internacional, porque nuestra lengua, cultura, personas, siempre fueron discriminadas: hablar de lenguas indígenas era hablar de lo inferior; ahora estamos en una posición donde sí hay indígenas intelectuales, sí hay quienes escriben no sólo literatura sino cosas de investigación. Ya hay un reconocimiento a nivel nacional y es una responsabilidad para los que tenemos esa batuta, pero también un gusto”, externó.

Expuso que cuando su formación y experiencia poética es concebida en purépecha, por lo que más tarde debe traducir al español: “Lo que tratamos en la traducción es que no se pierda el sentido, la idea, el sentimiento original de cada poema.

“A veces se complica un poco porque tenemos que usar neologismos, palabras de tu lengua que no puedes usar en español; son dos creaciones al final, primero en tu lengua y luego al traducir a un lenguaje que no es tuyo”, afirmó, para después evocar uno de sus textos.

 Dinu Flamand
Dinu Flamand
(Foto: Especial)

“Pueblos hay en todas partes/ muchos pueblos ni tejado tienen/ Sus calles llevan nombres/ También sus ríos/ Una gramática de fiestas y entierros/ Mi pueblo es uno de ellos/ Son hombres hechos de barro fino/ Esos hombres que resisten en el polvo/ Y no en la carne que torna a la tierra”.

Otra sensibilidad



A su vez, el poeta rumano Dinu Flamand expresó que la poesía genera una sensibilidad distinta, que no proviene “de la sensibilidad urgente sino del tiempo largo que está en búsqueda de la compasión, la amistad y la complicidad con los otros.

“La poesía es un lenguaje especial que viene del tiempo eterno y viejo, es el mismo lenguaje del griego Safo, pero también de los chinos. No es un regalo gratuito, uno se debe preparar para entender su propia sensibilidad. Eso es una cosa que molesta, ayuda a exponer tu sensibilidad. Hacerlo no es fácil, es una cosa del interior. Las mismas palabras son impropias para exponer esa sensibilidad”, manifestó.

Comentó que para poder escribir, el poeta es el primero que debe tratar de sorprenderse, para no dejar sin vida a los textos: “No basta con hacer la poesía sino proponerla a los demás, proponerla a alguien que no conoces. Es un oferta de diálogo que no sabes si aceptarán, pero efectivamente es una manera de encontrar a los otros”.

Acaso por ello refirió que “la poesía utiliza su propia violencia verbal de las imágenes del absurdo, de lo ilógico, para demostrar la violencia social y política. La poesía no se puede rendir, porque las clases políticas son generalmente imbéciles y cualquier agresión contra la sensibilidad, tendrá como respuesta más sensibilidad”, acotó el rumano.

En ese sentido, la poeta ecuatoriana Elizabeth Quila, que organiza en Houston, Texas, el Concurso de Poesía Bilingüe “Poetic Bridges” (Puentes Poéticos), opinó sobre la postura contra los latinoamericanos por parte del presidente Donald Trump, que se puede pasar sobre el muro que éste planea.

“Ahora más que nunca tenemos que demostrar quienes somos y no ponernos detrás del muro; las palabras traspasarían un muro y con eso tenemos que demostrar que no vamos a cortar el paso. Los artistas somos poderosos. De ahí surgió la idea de crear un concurso bilingüe”, adujo, antes de informar que en 2018 la convocatoria de ese evento se abrirá a toda América para brindar a los jóvenes escritores la misma oportunidad.