Municipios

Denuncian acoso sexual a niña de 12 años en primaria de Zitácuaro
Ricardo Rojas Rodríguez Miércoles 22 de Noviembre de 2017
A- A A+

Zitácuaro, Michoacán.- Padres de familia de una niña de 12 años denunciaron acoso sexual hacia su hija, por parte de un maestro de sexto grado de la escuela primaria Moisés Sáenz, de la comunidad de Ocurio.

A fin de evitar que el acoso se convierta en abuso, presentaron queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Visitaduría Zitácuaro, así como denuncia penal ante la Fiscalía Regional de Justicia.

Comisión Estatal de Derechos Humanos, Visitaduría Zitácuaro
Comisión Estatal de Derechos Humanos, Visitaduría Zitácuaro
(Foto: Ricardo Rojas Rodríguez)

Explica Froylán Vázquez Aragón, titular de la CEDH en la región, que los padres de la menor comenzaron a notar que su conducta cambiaba, que era extraña y no les decía por qué. Ante ello, optaron por investigar qué pasaba.

Fue así que buscaron entre sus pertenencias y en su celular. Ahí observaron algunos mensajes en los que su maestro de sexto grado se expresaba con mucho cariño. Pero con palabras que iban más allá del simple trato de un maestro hacia su alumna.

Inclusive, algunos contenidos de cierto material sexual. Así que, para evitar que las cosas fueran más allá acudieron a la Visitaduría de Derechos Humanos, en esta ciudad, para presentar queja.

Asimismo, a la Fiscalía Regional, en donde mostraron el teléfono de la menor y sacaron fotos de los mensajes, que son la prueba del posible acoso sexual del maestro hacia la niña.

Debido a esto, Vázquez indicó que la CEDH dictó medidas precautorias, para evitar que la menor sea dañada. Estas consisten en que el maestro se abstenga de coaccionar a la menor y que tampoco se dirija a ella de forma privada, ni por mensajes. Esto, en tanto se realiza la investigación correspondiente.

Sin embargo, el visitador dijo que el profesor ha recibido el apoyo del director del plantel, quien señala que el maestro es una persona respetable y de honradez probada, por lo que consideraba que los señalamientos de los padres no tenían fundamento.

No obstante, la investigación será la que determine si las preocupaciones de los padres de la niña tienen fundamento o no. Y, en su caso, se tendrá que proceder, porque está en juego la seguridad de la menor.