Escenarios

Por falta de apoyo
Morelia podría dejar de albergar el Titirelia
Omar Arriaga Garcés Lunes 4 de Diciembre de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Pese a los llenos totales en las funciones gratuitas de su edición XV, el Festival Internacional de Títeres de Morelia (Titerelia) se plantea dejar la capital michoacana, dada la falta de apoyo para la organización del evento, expresó su directora, Andrea Mendoza Finck.

En palabras de la artista, Titerelia contó este año desde el 25 de noviembre con una figura de primer orden en el mundo de los títeres, como el catalán Toni Zafra, quien además de abrir el festival con su obra Quántum -tras la presentación de ¡Pun! Una historia asquerosa para niñ@s que se echan vientos del escritor Jaime Chabaud, de la compañía Astillero Teatro de la Ciudad de México- dio un taller abierto al público.

“Reunió ex alumnos de otras emisiones para dictar el Taller de Animación y Construcción de Marionetas. Se ha formado un grupo interesante, él levanta la mano y todos sus alumnos y ex alumnos corremos para que nos dé un poco más de su experiencia y sabiduría respecto a este arte”, comentó la organizadora.

Titirelia 2017
Titirelia 2017
(Foto: ACG)

Agregó que a raíz del festival, Zafra ha visitado Morelia por tercera ocasión con un espectáculo al que calificó como “maravilloso”: “El arte de las marionetas es el más complejo de los títeres; él forma nuevos titiriteros, su labor es súper interesante. En la función cerrada que dio el público le agradecieron, lo abrazaron, le aplaudieron de pie”, expuso la también titiritera.

Señaló que todas las actividades de Titerelia tuvieron llenos totales, ya que se apostó por eventos en espacios abiertos para llegar al mayor público posible, si bien en las tres presentaciones en las que hubo cuota de recuperación la entrada descendió ligeramente: “Es comprensible por los tiempos que estamos viviendo en Morelia y Michoacán; sin embargo, sí hubo taquilla”.

Explicó que en Apatzingán, Lázaro Cárdenas y Huiramba las personas se preguntaban cómo era eso de los títeres, motivo por el que los colaboradores del festival en esas localidades hicieron una ardua labor de difusión, en tanto que en Jerahuaro la gente le refería que en más de 50 años no se había visto una presentación de títeres: “Quedaron maravillados, se cumple así el cometido de hacer llegar los títeres a nuevas generaciones que no los conocían y a otros rincones de Michoacán”, subrayó.

De igual modo, dijo que por vez primera la compañía argentina Kossa Nostra estuvo en Morelia, con Kruvikas para adultos que, en la clausura este domingo 3 de diciembre, presentó la versión para niños de la obra en la Casa de la Cultura, donde también estuvieron la compañía de Xalapa Merequetengue, el Círculo de Cuentacuentos de Michoacán, Merequetengue, La nave de José Luis Pineda Servín, la Fundación Cultural El Retablillo-Espada de Madera de Ecuador y un grupo musical para niños.

Nadie es profeta...



No obstante el apoyo de Iberescena para lograr Titerelia este 2017, Mendoza Finck comentó que se trató de un recurso “pequeñito”, lo que dio como resultado un evento austero: “El festival hace grandes esfuerzos todos los años para llevarse a cabo... Nos valimos de todas las artimañas y estrategias posibles para hacerlo.

“Inclusive el maestro Toni Zafra -por la experiencia que ha vivido aquí- dijo que lamentaba mucho el bajo apoyo para el festival... Otras emisiones se habían podido hacer en teatros y en otros escenarios; lo hicimos en una especie de salón de fiestas”, indicó.

En ese sentido, refirió que al artista de Barcelona le pareció como si se tratara de una función un poco clandestina, toda vez que el escenario se monta como si estuviera en la calle, “con un par de luces que conseguimos”, acotó la titiritera.

“Es una lástima que el festival sea mencionado en muchas partes del mundo, que por ejemplo a través de la Secretaría de Relaciones Internacionales el gobierno de Hungría pida ser recibido con una compañía y su curaduría... Es más lo que lo valoran afuera”, dijo.

Recordó que el festival no recibe apoyo del estado, aunque sí del municipio, sin cuyo impulso no habría sido posible la edición XV del evento, al prestar las plazas públicas y enclavar en los programas del Ayuntamiento actividades de Titerelia.

Y aunque Pablo Tena, Fermín Bustos, Carlos Lozano y ella misma no recibieron apoyo del estado, sí llegó personal del gobierno para cobrarles el impuesto por organizar un espectáculo con costo al público: “Hay quienes lucran con el arte, popular, digamos, pero cuando es un evento cultural que apenas recabamos, es triste que tengamos que pagar impuestos.

“Ojalá que la cuestión cultural en Morelia funcione, que haya más recursos, que la Secum (Secretaría de Cultura de Michoacán) tenga más visión y apoyo; si no les interesa no importa, nos interesa lo suficiente para poderlo hacer, como lo hemos hecho hasta ahora”, reconoció la artista.

Y enfatizó: “Si es necesario nos iremos lamentablemente a otro estado, gracias a quienes nos apoyan y a quienes no, porque nos siguen impulsando... Queremos muchísimo lo que se ha hecho aquí, pero las puertas cada vez se cierran más”.

Afirmó entonces que hubo dificultades desde la inauguración misma: “Se nos prohibió entrar a una hora acertada para el montaje, lo hicimos dos horas antes de la inauguración; eso no se lo hacen al festival de Música o al de Cine”.

Manifestó que los organizadores del evento no pueden estar a la expectativa de personas sin voluntad para realizar las cosas, pues en el evento inaugural la avenida Madero estaba llena de coches estacionados, mientras que los teatros son caros y no se puede acceder a ellos.

“Con las plazas agradezco a la Secretaría de Cultura (SC) del municipio, que también apoyaron económicamente; el estado que se ponga las pilas, la cultura les vale, sólo hay recortes a la cultura: municipal, estatal, federal, siempre hay recorte a cultura.

“Pero la gente necesita cultura para transformar esto que cada vez está peor. Hace falta mucha fantasía para aceptar tanta realidad”, externó Andrea Finck.

Fue entonces cuando se le preguntó si la Secum podría desaparecer: “¿La Secretaría de Cultura del estado existe? Yo no me he dado cuenta de que haya una, para mí murió hace mucho tiempo. No existe, no hay nada, es una burla. No sé quién de los artistas se acerque ahí y si todavía le pagan, es una burla. Nada más hay una Secretaría de Cultura municipal y es nueva”, concluyó.