Escenarios

Próximo jueves se concluirá la exposición fotográfica “Caminar el cuerpo desaparecido”
Omar Arriaga Garcés Jueves 7 de Diciembre de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Escasos siete días quedan para poder visitar la exposición “Caminar el cuerpo desaparecido” de Fabiola Raya Chávez, en el espacio cultural La Jacaranda de Pátzcuaro, un trabajo multidisciplinario que busca crear memoria histórica y visibilizar la desaparición forzada.

Como explicó su autora, “Caminar el cuerpo desaparecido” surge a partir de otro proyecto intitulado “La performance del caminar y las cartografías para la memoria”, iniciado tres años atrás con tres familias de Nuevo Zirosto, Los Llanitos de Cucha y Morelia, con integrantes que fueron detenidos y de los que no volvió a saberse más.

“A partir de este trabajo se crea una organización: Familiares Caminando por Justicia, el arte sirve como medio, no como fin; ‘La performance del caminar’ se convierte en método de visibilización de la desaparición forzada en el estado de Michoacán”, explicó Raya Chávez, quien mencionó que el nombre completo del trabajo, que consta de varias partes y etapas, es “El caminar y las cartografías para la memoria, la performance del caminar como acción de visibilidad y evocación del cuerpo desdibujado del desaparecido”, cuya muestra fotográfica se inauguró el 10 de noviembre y estará hasta este 14 de diciembre en el espacio cultural La Jacaranda, de la calle Dr. José María Coss 4 en el Centro Histórico de Pátzcuaro.

“Son fotografías antiguas de las familias y el registro de las familias actualmente, ya que parte de mi labor en la organización es documentar cada caso y hacer un archivo de la memoria”, agregó.
“Son fotografías antiguas de las familias y el registro de las familias actualmente, ya que parte de mi labor en la organización es documentar cada caso y hacer un archivo de la memoria”, agregó.
(Foto: Especial)

Las partes del proyecto



A decir de Fabiola Rayas, la idea del performance surgió con la imagen de unos zapatos y una silla vacía, tras lo que la artista pidió a los familiares los zapatos de los desaparecidos para comenzar a hacer caminatas con ellos puestos: “Se camina por sus rutas cotidianas”, dijo.
En un caso, el recorrido por las comunidades donde vivían los desaparecidos es hacia atrás, “porque es la forma en que las madres hablaban de sus hijos: una metáfora de la construcción de la memoria”; pero, para cerrar el trayecto, la caminata se retoma y se hace esta vez hacia adelante, “porque los familiares hablan de esos recuerdos ahora desde un cuerpo politizado, un cuerpo con una memoria distinta”.

Continuó: “Se hacen unas caminatas con las familias y, en el momento en que estas familias vuelven a encontrarse con la comunidad de la que habían sido desplazadas -en algunos casos-, empiezan a hablar con los demás integrantes de la familia que no están inmersos en la búsqueda.

“Con estas caminatas por los espacios cotidianos, se hicieron cartografías que están en bases de datos abiertas; esto nos sirve para crear memoria histórica y señalar los lugares que han sido atravesados por la violencia y por los afectos de estas familias y de la comunidad. Los desaparecidos siguen presentes en la comunidad y en los espacios”, expresó Rayas Chávez.
Refirió que muchos de los familiares involucrados en el proyecto no habían hablado de lo que la desaparición había sido para ellos, con lo que el performance busca que reactivar el diálogo entre las familias y con la comunidad: “Esto habla de un silencio instaurado, del desdibujamiento de ese cuerpo, por parte del estado y del contexto.

“Las madres trabajan para volver a dibujar el trazo de sus hijos sobre ese cuerpo desdibujado, por eso es ‘Caminar el cuerpo desdibujado del desaparecido’; a partir de eso se hace un registro fotográfico y de video”, explicó la artista, quien dijo que son esas fotografías las que se exponen en La Jacaranda.

“Son fotografías antiguas de las familias y el registro de las familias actualmente, ya que parte de mi labor en la organización es documentar cada caso y hacer un archivo de la memoria”, agregó.

Sin embargo, señaló que se trata de un trabajo no concluido, porque las desapariciones forzadas no se detienen y porque nuevas familias se suman a la organización, para realizar los mapas y las caminatas y, en un tercer momento, para comenzar a bordar, bordar como un método de resistencia.

“Se hicieron los rostros de los desaparecidos para ponérselos a todos esos nombres de personas ausentes; bordar ayuda a hacer un trabajo de memoria y sirve a la comunidad”. indicó la autora, quien apuntó que cada día 30 del mes en la Plaza Armas de Morelia Familiares Caminando por Justicia y otras organizaciones se reúnen para bordar.

Ponerse en los zapatos del otro



Rayas Chávez expuso que el proyecto fue estructurado en conjunto con las madres de los desaparecidos “para que no suceda esto de trabajar con el dolor de los otros y que fuera un trabajo que ellas aceptaran y con el cual se sintieran a gusto”, de lo cual tomó registro fotográfico junto a Ceniza Pura, en tanto que Celine Jaquin se encargó de la realización de los mapas, las cartografías de los pasos de los ausentes.

Para continuar su labor, la artista planea editar un libro en el que se incluyan las fotografías, las historias de los familiares, los bordados y otras imágenes “intervenidas por los hijos de los desaparecidos y los familiares no inmersos en la búsqueda, con quienes se trabajó con retratos de las familias.

“Los espacios vacíos los llenaban con pensamientos, dibujos y esto lo utilizamos para hablar con ellos de cómo es la ausencia y qué representó la desaparición en sus vidas, cómo esto no afecta sólo al núcleo principal sino que hay muchas personas que se ven afectadas a partir de la desaparición de una persona”, dijo.

Añadió que a las tres familias con las que se comenzó el trabajo hace tres años se han sumado otras siete, para conformar la organización, una labor que “lamentablemente, sigue en construcción, lo mejor sería que dejara de haber personas desaparecidas.

“Seguimos trabajando en las cartografías, en señalar los puntos de desaparición, las rutas, los lugares en que desapareció alguien... Se estructura un archivo en el que se puede integrar información de más personas, con las que empecemos a colaborar aunque no sean del estado.
Todo esto ayuda a la investigación de los casos y a su visibilización”, comentó Fabiola Rayas.

Por último, añadió que el arte pierde importancia ante tal panorama, pero ques por medio de él que se llega a otros procesos, como la caminata con las madres y la evocación de los hijos desaparecidos: “Lo plantemos por medio de la acción imaginante de la que habla Bachelard; por medio de una imagen presente creamos una ausente, en este caso, los zapatos para evocar a esa persona.
“Los zapatos son una prenda que guarda una parte del cuerpo en la presión de cómo caminaba; los zapatos son un espacio que no se puede llenar, cada uno tiene una huella distinta, de ahí la metáfora de ‘ponerse en los zapatos del otro’, además de recorrer los espacios cotidianos en el que esas huellas quedaron marcadas”, concluyó Rayas Chávez, cuyo proyecto puede verse también en http://candelariarayas.wixsite.com/misitio

Cabe apuntar que la Familia Orozco Medina de Nuevo Zirosto, Michoacán, fue desplazada de su comunidad en la búsqueda de tres de sus miembros: Leonel Orozco Ortiz, desaparecido el 3 de agosto de 2008 tras ser detenido por soldados del Ejército Mexicano; Leonel Orozco Medina, de 17 años de edad, desaparecido el 18 de abril de 2009 por elementos de la Agencia Federal de Investigación (AFI); y a Moisés Orozco Medina, detenido y desaparecido el 22 de mayo de 2012 por la Policía Municipal de Apatzingán.

A su vez, la Familia Corona Banderas de Los Llanitos de Cucha, busca a Simón Corona Banderas, Patricio Barrera Corona y Rigoberto García Mendoza, detenidos desaparecidos el 23 de septiembre de 2012 por elementos de la Policía Municipal de Turicato; en tanto que la Familia Ortiz Ruiz de Morelia continúa en la búsqueda de Guillermo Alejandro Ortiz Ruiz y Vianey Heredia Hernández, detenidos y desaparecidos el 29 de noviembre de 2010.