Escenarios

Cumple el Colmich 39 años este enero
» El centro ahonda en temas fundamentales como la inseguridad
Omar Arriaga Garcés Lunes 8 de Enero de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Sólo a través del diagnóstico de los problemas sociales estos pueden ser atacados, expresó José Antonio Serrano Ortega, presidente del Colegio de Michoacán (Colmich), centro académico afincado en Zamora y La Piedad que este 15 de enero cumple 39 años de vida.

Y aunque queda todo un año para preparar la celebración por las primeras cuatro décadas de la institución creada en 1979 por el historiador Luis González y González, primer presidente del Colmich, Serrano Ortega expresó que cada uno de los seis centros de estudios con que se cuenta prepara desde 2017 un documental.

José Antonio Serrano Ortega, presidente del Colegio de Michoacán (Colmich)
José Antonio Serrano Ortega, presidente del Colegio de Michoacán (Colmich)
(Foto: Omar Arriaga Garcés)

“Habrá eso primero, luego una serie de libros donde se publicarán artículos que se han publicado en la revista Relaciones”, adelantó el catedrático respecto a la publicación del Colmich.

“Falta decir también lo que hacemos en términos editoriales. Desde 1979 el Colmich ha editado más de 800 libros, una cantidad importante; el orgullo es la buena recepción que han tenido estas publicaciones entre especialistas y público en general, hemos editado con las principales editoriales, hemos hecho muchas coediciones”, señaló.

Incidir en los problemas sociales



El séptimo presidente de la institución -tras Luis González, Andrés Lira González, Brigitte Boehm, Carlos Herrejón Peredo, Rafael Diego Fernández Sotelo y Martín Sánchez Rodríguez- comentó que el Colmich busca vincular los estudios realizados con los problemas concretos de la sociedad.

“Estamos muy involucrados. Siempre decimos que hay que resolver los problemas, pero primero hay que identificarlos y analizarlos, nunca hay que tratar de solucionarlos si no hay un conocimiento muy importante previo. Hablo de todos los sectores. En el caso de la seguridad hay una línea de investigación muy importante en el Colmich”, refirió José Antonio Serrano.

Como ejemplo, aludió al XXXIX Coloquio de Antropología e HIstoria Regionales, realizado del 25 al 27 de octubre de 2017 bajo el título “Soberanías en vilo. Miradas desde la seguridad ciudadana en América Latina”, donde diversos especialistas reflexionaron en distintos niveles de análisis sobre el tema.

En ese sentido, el presidente del Colmich habló de la publicación de un libro de Salvador Maldonado Aranda, investigador de la institución académica, que trata el tema de la seguridad en el estado de 1990 a la fecha, con gráficas y cuadros que dan cuenta de la geografía de la inseguridad pública: “Hay gente que ha acompañado directamente a Ostula, a la gente de Paracho; hay un involucramiento académico y político, como ciudadanos tenemos ese derecho”, afirmó.

Al preguntarle sobre la incidencia de la academia en la realidad social del país, Serrano Ortega manifestó que el Colmich busca apuntalar esa relación: “Lo primero que queremos es impactar en las políticas públicas... Proveemos material para que se tomen decisiones”, dijo, tras lo que habló del vínculo que en los últimos tiempos se ha tenido con Roberto Campa Cifrián, quien hoy funge como subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob) a nivel federal.

Asimismo, expuso que desde la institución se le ha dado seguimiento a asesinatos en Zamora en los últimos dos años, ubicándolos espacialmente, sin mencionar que tienen relación con las autoridades de los tres niveles para participar y apoyar en lo posible: “Es un tema muy delicado pero con responsabilidad queremos analizarlo”, afirmó.

Otras líneas de estudio del Colmich


No obstante, el Colmich trabaja también otro tipo de temáticas, como la historia de México, el mundo prehispánico, el pasado novohispano y colonial del país, el México del siglo XIX o la Revolución Mexicana, con una mezcla de lo indígena y lo hispano.

Por otro lado, abundó que en el ámbito arqueológico los especialistas del Centro de Estudios Arqueológicos del Colmich han participado en el rescate de varios centros ceremoniales, tales como el que está en Zaragoza, La Piedad, sin mencionar que un trabajo similar se ha desarrollado en zonas de Guanajuato, Veracruz, Yucatán y en Jalisco con la de Guachimontones.

Añadió sobre el Centro de Geografía Humana que en los desarrollos regionales territoriales se ha trabajado de cerca con la Subsecretaría de Desarrollo Urbano del gobierno estatal, que anteriormente era la Secretaría de Urbanismo y Medio Ambiente (SUMA): “Con ellos hicimos el Plan de Desarrollo Urbano de Michoacán”, apuntó.

“Con Sedesol (Secretaría de Desarrollo Social) hemos participado en investigaciones vinculadas a los pueblos indígenas, a la antropología, las tradiciones rurales, las migraciones, la cuestión agrícola... La amplitud de miras del Colmich es de una vastedad de temas que forman parte de las problemáticas más significativas de la sociedad mexicana”, externó el catedrático.

En referencia a la vinculación con la sociedad, puso de ejemplo el proyecto de Claudia Raya Lemus, auxiliar del Centro de Estudios de las Tradiciones (CET), intitulado ‘Librescos, la aventura del libro en veinte relatos audiofónicos’, que contó con apoyo del gobierno estatal a través del Sistema Estatal de Creadores (Secrea) en el Programa Coinversiones para la Producción Artística de Michoacán, así como del propio Colmich: “Es muy importante para nosotros, es una gran síntesis en pequeñas narraciones para difundir”, dijo, al ser la divulgación uno de los motivos del CET.

Y continuó: “Una parte muy importante de lo que ha hecho el colegio es el rescate de la historia local; en 1980 comenzaron a publicarse monografías municipales; es un proyecto que ojalá se repitiera. También muchos investigadores hacen rescate de investigaciones y costumbres, las fiestas por ejemplo”, ilustró Serrano Ortega.

Habló también de la labor de Herón Pérez Martínez, miembro de la Academia Mexicana de la Lengua y autor del ‘Refranero mexicano’, sin olvidar que no sólo el español tiene una buena parte de los estudios del lenguaje en la institución: “Hay investigadores que estudian la lengua purépecha, profesores que hablan su lengua materna y han hechos estudios gramaticales, rescate de cuentos. Acabamos de hacer otro juego en purépecha de una lotería, desplegamos muchísimas maneras de involucrarnos con los grupos de la sociedad”, expresó.

Y para concluir, expuso: “Se hizo hace poco un serpientes y escaleras para migrantes, donde se juega y se ve la migra: ¿Qué pasa en el juego cuando uno cae en la droga? Todavía no estaba Donald Trump, pero seguramente hubiera aparecido varias veces en las víboras”.

Oferta



Es de resaltar que fue el historiador Luis González y González quien en 1979 fundó con base en el Colegio de México (Colmex) el Colmich, principalmente con dos propósitos: “Fortalecer la descentralización educativa e incrementar las actividades en ciencias sociales y humanidades de cada estado de la República”, con lo que hoy la institución cuenta con un Doctorado en Historia, otro Doctorado en Estudios de las Tradiciones, uno más en Ciencias Sociales y Humanidades, Doctorado en Antropología, Doctorado en Estudios Rurales, una Maestría en Antropología, otra Maestría en Estudios Rurales, Maestría en Geografía y Maestría en Arqueología, de las que egresan unos 120 alumnos por cada generación (cada cinco años), siendo en promedio hasta 70 los inscritos por cada doctorado, estudios que se imparten en seis centros de La Piedad y Zamora.

Estos son el Centro de Estudios Antropológicos, el Centro de Estudios Históricos, el Centro de Estudios Rurales, el CET, el Centro de Geografía Humana y el Centro de Estudios Arqueológicos, sin mencionar que hay otras dos unidades: el Observatorio Regional de las Migraciones, que estudia a los mexicanos que migran o regresan de Estados Unidos; y el Laboratorio de Análisis y Diagnóstico del Patrimonio (Ladipa), en el que las ciencias sociales y humanidades se vinculan con las ciencias naturales: química, física y análisis de suelos, por mencionar algunos estudios.