Morelia

Jardín azteca, lugar donde conviven tradiciones arquitectónicas
Josafat Pérez Domingo 14 de Enero de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- A pesar de ser construido con el fin de destacar cierto carácter nacionalista, como el predominante en la arquitectura del finales del siglo XIX, el Jardín Azteca es heterogéneo en estilos arquitectónicos dado que se basa en la traza de los jardines franceses, contiene réplicas pequeñas de pirámides aztecas y asume una deuda con el neoclasicismo de la época porfiriana, sobretodo en la banca monumental de la parte poniente.

Construido durante el mandato de Mariano Jiménez (1885-1889), el espacio público se encuentra frente al santuario guadalupano, la primaria Simón Bolívar y un convento en la parte oriente de la calzada Fray Antonio de San Miguel.

El jardín azteca se encuentra frente al santuario guadalupano
El jardín azteca se encuentra frente al santuario guadalupano
(Foto: Héctor Sánchez)

Salvo en la temporada previa al Día de la virgen de Guadalupe, el doce de diciembre, el jardín también conocido como Fray Antonio de Lisboa, se puede admirar en toda su amplitud. Al encontrarse rodeado de escuelas públicas: primaria Simón Bolívar, facultad de Derecho y ciencias sociales, así como la Universidad de Morelia, sus bancas y frondas suelen ser buscadas por estudiantes, parejas y paseantes.

La fuente de cantera ubicada en el centro, es una construcción posterior -según los cronistas de la ciudad- que desde 1973 es flanqueada por jardineras y árboles de varios tipos.

Hay también bancas metálicas, botes de basura y postes con luminarias, algunos de los cuales no funcionan en la actualidad.

Quizá por encontrarse junto a la calzada Fray Antonio de San Miguel y cerca del jardín Morelos, pueda pasar desapercibido para la población y el turismo, dado a fotografiar los espacios más emblemáticos de la Ciudad de la cantera rosa.

Sin embargo, el pequeño Jardín Azteca se distinge por la ilusión que da al visitante de estar en otra época, al tiempo de encontrarse en la periferia oriente del Centro Histórico donde comienza la colonia popular, Vasco de Quiroga, y los comercios de la zona emergen al igual que el tráfico interminable por calle Tata Vasco.