Morelia

Olor a rastro e inseguridad, flagelos de Torremolinos
Josafat Pérez Domingo 14 de Enero de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- A pesar de que el recibo del agua llega con tarifa de zona residencial -según vecinos-, el fraccionamiento Torremolinos no hace honor al mote de distinción clasista por dos situaciones: la pestilencia causada por la sangre que vierte el rastro municipal vierte en un canal que desemboca al Río Grande y la ola de robos y asaltos que campea en sus calles.

Entrevistados por Cambio de Michoacán, vecinos del asentamiento fundado hace casi 30 años, al sur poniente de la ciudad -entre las colonias Cosmos, Indeco Expropiación Petrolera" y Carlos María Bustamante-, refieren que la vida en Torremolinos no es tan apacible como hace años.

Vecinos del asentamiento fundado hace  casi 30 años refieren que la vida en Torremolinos no es tan apacible como hace años
Vecinos del asentamiento fundado hace casi 30 años refieren que la vida en Torremolinos no es tan apacible como hace años
(Foto: Carmen Hernández )

A decir de Rafael Gómez, "la inseguridad está muy dura porque hay asaltos a mano armada a cualquier hora del día", dijo al señalar que los conocidos móviles del taxi asaltante y la falsa mudanza son moneda corriente en la colonia.

"Aquí no pasan patrullas, aquí no pasa nada... Los vecinos son flotantes, cambian seguido de domicilio", dijo luego de señalar que a falta de asambleas vecinales, tienen un grupo de whatsapp para estar comunicados.

Por otra parte, pidió al presidente municipal en turno bajar el costo del agua potable, dijo "porque está carísima, pagamos cerca de dos mil 400 pesos bimestrales".

El vecino y comerciante, Ángel Jiménez, coincidió en el elevado costo de los servicios (agua y luz), en locales comerciales y advirtió que la delincuencia también ha hecho de las suyas en avenida Periodismo, donde se concentra la mayoría de los comercios en la zona.

Otro problema de atención fue señalado por la vecina Carmelita Muñoz, quien además de quejarse de la inseguridad en Torremolinos, advirtió el mal estado de los drenajes que "siempre los están rehabilitando porque están muy caducos".

Hizo una petición expresa al ayuntamiento capitalino "porque el rastro sigue tirando la sangre al río, de día y noche".

La calle Nicolás Zapata, contigua al canal periférico del fraccionamiento, fue señalada por la vecina y el vigilante Rogelio Paredes, como la más peligrosa de la zona.

"Han dejado cuerpos tirados por el canal y también una camioneta abandonada con un cadáver, hace un año", refirió ella.

Mientras el vigilante señaló que la rua "se encuentra muy sola a partir de que cae la noche y ya se le ha informado a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y no han venido a cambiar las luminarias públicas".

Por su parte, Ana Barragán, recién llegada a la colonia, consideró la zona "muy tranquila", pero reconoció que falta seguridad.

"No sé ven patrullas por aquí", aseguró.