Economía

ZEE de Lázaro Cárdenas-La Unión a la espera de su Administrador: Eloísa
Rafael Rivera Millán Martes 16 de Enero de 2018
A- A A+

Ciudad Lázaro Cárdenas, Michoacán.- Hasta que no se cuente con el Administrador de la Zona Económica Especial Lázaro Cárdenas-La Unión, no se podrá decir que este modelo económico que es nuevo para el país, será ya una realidad, aseguró aquí la diputada local priista por este distrito, Eloísa Berber Zermeño.

Según la diputada local priista Eloísa Berber Zermeño, existe el riesgo de que el inicio de operaciones de la ZEE se vea frenado o retrasado por el proceso electoral local y federal ya en marcha.
Según la diputada local priista Eloísa Berber Zermeño, existe el riesgo de que el inicio de operaciones de la ZEE se vea frenado o retrasado por el proceso electoral local y federal ya en marcha.
(Foto: Rafael Rivera Millán )

Entrevistada al término de la supervisión de la construcción de baños, regaderas y vestidores para uso de quienes suelen acudir a las enramadas que se ubican sobre la desembocadura del brazo derecho del río Balsas, casi junto a la cortina de la presa La Villita, obra gestionada por ella y la coordinadora de la fracción tricolor en el Congreso local, Adriana Hernández Íñiguez, la legisladora porteña, dijo que a más tardar en los seis meses siguientes se tendrá que saber quién será el Administrador de la ZEE, que necesariamente tendrá que ser asiático, por la experiencia que tienen, ya que no puede ser nacional, porque la ley de la materia estipula que tiene que ser alguien que ya haya administrado y con éxito una Zona Económica “y que más que los chinos”, precisó.

Sin embargo dijo que aunque no se quiera decirlo o reconocerlo, el proceso electoral local y federal que ya está en marcha, podría frenar o alargar los tiempos de entrada en operación de la ZEE, porque dependencias como Sedesol o Sedatu, que forman parte importante del proyecto para el desarrollo urbano que debe tener la ciudad de Lázaro Cárdenas, estarán amarradas o frenadas para poder actuar con mayor celeridad, con el pretexto siempre de que su participación puede contaminar el proceso electoral.