Municipios

El agua, origen del municipio de Chilchota
» Señaló Arturo Sánchez Domingo, profesor de la UPN
Ernesto López Servín Jueves 8 de Febrero de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- “Esta localidad es rica en nacimientos de agua potable, gracias a esto se debe su progreso y su establecimiento. Estos pueblos mágicos poseen ríos y manantiales del vital líquido en grandes cantidades, de hecho es una gran región acuífera, que fue el principal motivo de su fundación y actual establecimiento; sin embargo, en estos momentos tiene el enorme reto de conservar estos mantos acuíferos en buen estado”, describió Arturo Sánchez Domingo, profesor de la UPN y habitante de esta ciudad.

“Actualmente la Cañada de los Once Pueblos se observa como un ordenamiento urbano alrededor de la carretera federal, pero esto no siempre fue así, en el silgo XVI muchas comunidades naturales desaparecen en la región, otras como las comunidades purépechas se desplazan a lo más alto y escondido de las montañas”, apuntó Arturo Sánchez Domingo.

La temporada de lluvias es cuando se halla el vital líquido en abundancia
La temporada de lluvias es cuando se halla el vital líquido en abundancia
(Foto: Ernesto López Servín)

“Logrando de esta forma perdurar en el tiempo, a los conquistadores no les interesaban las partes altas de los cerros porque no servían o bien era muy difícil de cultivar para los ibéricos; sin embargo, por falta de tierras en la Nueva España se atreven a tratar de conquistar este territorio”.

En el siglo XVI los pueblos indígenas de esta región estaban establecidos en la sierra, la primordial motivación por la que los purépechas descendieran de la parte alta fue que requerían agua, y ésta se encontraba cerca del Río Duero, constituyéndose el camino real a Zamora, que es el recorrido actualmente de lo que es la carretera federal que viene de Zamora hacia Morelia.

La subcuenca del Duero quizá es la que mejor representa la formación escalonada de los valles que identifican al Lerma, iniciando con la Cañada de los Once Pueblos, donde el aparecimiento de doce manantiales de la contrafuerte del río y la composición de pequeños valles con pendiente que van de los dos mil a los mil 790 metros sobre el nivel del mar, describió el catedrático de la UPN.

Hay que subrayar que únicamente en la temporada de lluvias es cuando se halla el vital líquido en abundancia, durante todo el año disminuye en la zona serrana, y esta realidad empeora en la estación de calor, incluso la vegetación se seca y disminuyen aún más los alimentos, por lo que es lógico que los viejos purépechas se hayan establecido en la ribera del Río Duero con el objetivo de compensar sus necesidades vitales.