Escenarios

Michel Gioacopello presenta ‘Un piojo con delirium tremens’
Omar Arriaga Garcés Domingo 11 de Febrero de 2018
A- A A+

Tras dos funciones el 28 y 31 de enero, y un pre-estreno en noviembre en el Corral de la Comedia, el monólogo ‘Un piojo con delirium tremens’, con dirección de Antonio Olalde e interpretación de Michel Giacopello Vizcaíno, tendrá seis nuevas presentaciones a las 18:30 horas los días 14, 18, 21, 25 y 28 de febrero, para cerrar temporada el 4 de marzo.

Adaptado por José Solís, Antonio Olalde y Michel Giacopello a partir de la obra ‘Soliloquio de un paria’ del dramaturgo Juan Alfonso Chavira, el monólogo teatral de hora y veinte minutos que al principio tenía dos actos, lleva por título ‘Un piojo con delirium tremens’ porque en el texto original esa frase aparece y describe a la perfección cuanto ocurre: “Trata de un personaje venido a menos, Gerardo, que de alguna forma siendo adolescente empezó a tomar porque se encontró ‘casualmente’ a algunos amigos de la preparatoria que estaban celebrando algo; lo invitaron y ahí empezó su carrera de... alcohólico. Aunque la casualidad es el nombre que le damos a nuestra ignorancia”, expresó el intérprete, quien agregó que en el montaje es perceptible “cómo muchos jóvenes por el alcohol van a menos hasta convertirse en parias”.

 Regresa a cartelera este miércoles 14 de febrero
Regresa a cartelera este miércoles 14 de febrero
(Foto: Especial)

Sobre Gerardo, apuntó que éste tiene un matrimonio fallido y problemas con sus hijos: “Cuenta toda la historia de su vida, debe ser un personaje de alrededor de unos 50 años, con 30 o 35 en el alcohol; todo esto sucede en una celda, pues lo encuentran tirado en la calle dormido.

Ahí, está a la espera de que su compadre lo venga a rescatar. Hace un recuento hasta que sufre un ataque de delirium tremens”, indicó Giacopello Vizcaíno, quien afirmó no haber emprendido el proyecto sólo para montar un monólogo y afrontar el desafío actoral que ello implica: “¿Por qué tomar un desafío donde de pronto la soledad escénica te puede absorber? Tiene que ver con el tema principalmente, con uno de los males que nos aqueja actualmente, aunque así ha sido durante años”.

Comentó haber leído en una prestigiosa revista que, de seis o siete años a la fecha, el alcoholismo ha subido también entre las mujeres, toda vez que hace tres décadas habría sido más común en hombres: “Ahora es parejo. Esta enfermedad trae un gran desequilibrio en la sociedad. Lo viví en carne propia. No porque haya sido alcohólico, pero mi hermano mayor murió de eso, a los 33 años; comenzó a beber como desde los 15. Murió el 28 de diciembre de 1988 precisamente. Me avisaron que estaba en el Hospital Civil, que lo fuera a identificar”, refirió, para acto seguido comentar que el alcoholismo es un mal muy acentuado que acaba con la vida, deteriora la sociedad y disminuye la economía: “Quisimos ponerlo en escena”, dijo, sobre un trabajo que ya había presentado en 1989.

“El proyecto nació con José Solís, en pláticas; él adaptó la obra. Y en esta nueva puesta Antonio Olalde y yo también participamos. Somos tres personas quienes la adaptamos.

Inicialmente eran dos actos, pero la dejamos en uno, sólo con una pequeña pausa de un minuto. La obra dura como hora y 20 minutos. Y la verdad me ha llamado la atención montarla en el Foro La Ceiba. Es un foro no tan comercial porque en el Centro tú llegas y la gente está tomando de su botella, entonces sería un poco más complicado montarla. Decidimos buscar otro foro donde se pueda recibir bien el mensaje. Lo importante es el mensaje, no el mensajero, que en este caso sería yo. Trato de no hacer el papel como periquito, sí con la intención que se le debe dar al texto. Si una o dos personas reflexionan a través de esto, es el mejor pago que
podemos tener. Es parte de lo que nos ha traído hasta aquí”, señaló.

Expuso que en 1989 fue justamente José Solís -“mejor conocido en el ámbito del teatro como Pepe Solís”- quien la dirigió: “Casi 30 años la volvemos a montar. José Solís ya falleció, por eso le pedí de favor a Antonio Olalde que la dirigiera ahora”, externó. “En aquel tiempo la estrenamos para la Muestra Estatal de Teatro, estuvimos en un festival que se llamó ‘Actores bajo la lluvia’, también en una extensión del Festival Internacional Cervantino y tuvo Mejor Dirección de Pepe Solís y una mención honorífica a la actuación”, recordó Michel Giacopello, quien añadió que en septiembre de 2017 comenzaron a ensayar la obra con la idea de estrenarla en octubre. “Es un monólogo muy íntimo, te enamoras de él; lo pensábamos montar en un mes, pero por una situación familiar. Retomamos los ensayos después del Día de Muertos y tuvimos un ensayo con gente, una première el 26 de noviembre en el Corral de la Comedia; de ahí se estrenó en el Foro La Ceiba”, abundó, espacio escénico en el que la obra tendrá seis funciones más los días 14, 18, 21, 25 y 28 de febrero, así como el 4 de marzo, en la calle Lacas de Uruapan 301 en la colonia Vasco de Quiroga.

Giacopello Vizcaíno inició en el teatro durante su adolescencia con Bernardo Villarreal, pero a partir de 1982 comenzó a trabajar en la Compañía Estatal de Teatro en varias obras de José Manuel Álvarez Martínez con otros compañeros -“reconocidos aquí y en la Ciudad de México”- como Manuel Guízar, Juan Carlos Barreto, Adriana Argüelles, Humberto Pineda, Francisco Bautista, Carlos Guízar, Graciela Morales o José Solís; “después del monólogo, en 1989, me fui al sureste, a Chiapas, donde viví del 90 al 2012. Fue un gran paréntesis. En 2015 retomé el teatro. Mi amigo y compañero Manuel Guízar me invitó a trabajar en el Corral de la Comedia.

Desde entonces hemos montado cuatro obras”, manifestó sobre el foro en que trabaja los jueves, viernes y sábados.

De su trabajo con Álvarez Martínez, rememoró que en 1982 presentaron de Rafael Solana ‘El arca de Noé’, que acudió a la Muestra Nacional de Teatro y obtuvo el Premio a Mejor Obra de Provincia, con lo que estuvo un mes en temporada en un teatro de la Ciudad de México, el Julio Jiménez Rueda: “Cada año íbamos a las muestras nacionales, una vez estuvimos con ‘El sótano de los tiliches’, otra con ‘Las islas de oro’ (de Rafael Solana). La última vez que yo participé antes de irme al sureste fue en Monterrey con ‘La última Diana’ (de Sergio Magaña), ahí José Solís era el director, yo era asistente de director y actor también. Hoy Francisco
Bautista, Pepe Solís y el maestro (José Manuel Álvarez) ya no me están. Otros seguimos aquí”, finalizó.

"el alcoholismo es un mal muy acentuado que acaba con la vida, deteriora la sociedad y disminuye la economía..."
(Foto: Especial)