Especiales

Subjetividad y ética, elementos que intervendrán en la valoración jurídica del TEEM
Gabriel Envila Fischer Viernes 16 de Febrero de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- La del 1º de julio será una jornada electoral sin precedentes por la concurrencia entre las elecciones locales y federales, donde en algunos estados elegirán gobernador, diputados locales, presidencias municipales, así como diputaciones federales, senadurías y presidente de la República en todo el país, marcada además por la inclusión al 50 por ciento de candidaturas para mujeres, candidaturas independientes y coaliciones inéditas que agregan complejidad a los acuerdos entre los partidos y al interior de los mismos.

En entrevista, el magistrado presidente del Tribunal Electoral del Estado de Michoacán (TEEM), Ignacio Hurtado, resalta uno los principales retos que tendrán los tribunales electorales en este proceso: saber comunicar el porqué de las sentencias dictadas, los criterios observados dentro de procesos que, aunque parezcan similares, contendrán diferencias mínimas dentro de un marco legal que obligará a los jueces electorales a valorar aspectos subjetivos como la ética discursiva.

El reto además, enfatiza Hurtado, se enmarca en una desconfianza de la ciudadanía hacia los órganos electorales que según Latinobarómetro rebasa el 40 por ciento.
Qué se puede y qué no pueden hacer los candidatos (la mayoría aún precandidatos) durante el periodo de intercampaña, se preguntan los propios candidatos y los dirigentes partidistas.
“La reforma de 2007 marcó una diferenciación en los tiempos de campaña, mientras que la de presidente de la República durará cerca de tres meses, la de diputados locales y presidentes municipales no durarán más de 45 días”, señala en inicio el magistrado.

El reto además, enfatiza Hurtado, se enmarca en una desconfianza de la ciudadanía hacia los órganos electorales que según Latinobarómetro rebasa el 40 por ciento.
El reto además, enfatiza Hurtado, se enmarca en una desconfianza de la ciudadanía hacia los órganos electorales que según Latinobarómetro rebasa el 40 por ciento.
(Foto: Héctor Sánchez)


–¿Pueden los virtuales candidatos hablar a lo público?
“En principio, no...”, señala con un gesto particular el presidente del TEEM. “Pero aquí también va a haber diferenciación, no es lo mismo el precandidato que por ejemplo, regresó a su función pública o a su curul, no es lo mismo un candidato que no tiene ningún puesto y que entra directo a la campaña.

“El candidato que regresa a su curul de alguna manera tiene que seguir transparentando su responsabilidad y sus funciones”.

Esos candidatos podrán acceder a entrevistas “genuinas” y no contratadas en las que pueden responder aspectos sobre su función, pero sí el tribunal, en caso de ser impugnado, encuentra que el proceder de las entrevistas incurrió en un acto sistemático, podrá presumir que fue una estrategia de posicionamiento electoral.

–¿Puede, por ejemplo, un candidato ejercer una crítica al gobierno sobre alguna situación en particular?
“Sí, siempre y cuando esté relacionada a su actividad.

“Aquí no va a haber recetas de cocina, va a depender mucho de la forma del contexto, es decir que sin motivación el ejemplo se agarre criticado sin ton ni son entonces alguien podría pensar que está posicionándose”.

La obligación del TEEM de garantizar el cumplimiento de las reglas se encuentra también limitado por el derecho humano a la libre expresión reconocido sobre todo a partir de 2011. Por lo que incluso, agregó Ignacio Hurtado, la opinión sobre contextos sociales que sean parte de la deliberación social diaria pudieran ser considerados como parte de estas libertades, caigan o no en el terreno de la función de algún servidor público y futuro candidato.

Ejemplo de casos que podrán suscitarse durante los 45 días que durarán las intercampañas son tantos y tan variables, que a decir del presidente del TEEM “va a ser muy difícil”.

“Hay un concepto que están utilizando en la Sala (Superior) de la ética discursiva, a final de cuentas tanto entrevistador como entrevistado tienen que saber qué hay un terreno en el que no se pueden meter”, expresó.
–El llamado a la ética discursiva para cuidar el cumplimento de las normas electorales y la limitación para hablar de temas que además son de interés público atenta contra la libertad de expresión y es controvertido cuando puede resultar menos ético en el ejercicio periodístico callar ante una realidad que pueda estar sucediendo.

“No es que limitemos la libertad de expresión, nosotros estamos cuidando en ejercicio genuino de la libertad de expresión y del propio ejercicio periodístico y el tema de la deliberación”, explica el magistrado.
Ignacio Hurtado regresa al principio de la entrevista y señala que las sentencias serán las que vayan marcando las pautas de los criterios utilizados por el TEEM y agrega tres elementos básicos para señalar por ejemplo la concreción de un acto anticipado de campaña: que debe ser un acto personal, que en este caso puede no sólo ser un candidato, sino alguien de su equipo; el subjetivo, que implica un llamado expreso e inequívoco a votar por el candidato, y el temporal, que implica que el acto de cometa en el tiempo no permitido.

Comentarios