Escenarios

Escultura ‘El Libro’ de Mizraim Cárdenas, una ventana al conocimiento
Omar Arriaga Garcés Domingo 25 de Febrero de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Una ventana al conocimiento que a la vez resulta ser un libro -hecho de metal con incrustaciones en azulejo- donde se narra la historia de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), es la escultura “Libro Centenario Nicolaita” de Mizraim Cárdenas Hernández, que el sábado 24 de febrero se develó en la Plaza Nicolaita del Arte y la Cultura.

Unión de pasado, presente y futuro, “Libro Centenario Nicolaita” se ubica hoy frente a la Biblioteca Central en Ciudad Universitaria, pero su concepción tuvo que delinearse por más de un año, primero mediante un proyecto, luego en bocetos y maquetas, para posteriormente pasar a la elaboración de pruebas de distintos cortes de metal, con sus calibres y acabados, como externó el artista plástico, quien agregó que la escultura “tiene un Código QR en el cual con tu celular o dispositivo móvil puedes acceder a la animación del libro, con fecha en que se plasman las raíces y hechos históricos de la UMSNH; tiene este otro sentido innovador de poder acceder con este código”, señaló Cárdenas Sánchez.

En conjunto con investigadores, académicos e historiadores de la Casa de Hidalgo, así como con Héctor Bustamante Penilla -que hizo la animación digital-, Mizraim Cárdenas consignó en la escultura de aproximadamente tres metros 40, por dos 20 por 70 centímetros de espesor, fechas simbólicas como las de 1540, 1580, 1797, 1830, 1847 o 1917, esta última cuando Pascual Ortiz Rubio decretó la creación de la UMSNH.

Mizraim Cárdenas Hernández
Mizraim Cárdenas Hernández
(Foto: Especial)

“Son datos importantes, como cuando la funda Vasco de Quiroga o cuando Melchor Ocampo reabre la universidad y agrega carreras. A partir de 1917 viene lo que podríamos llamar su época contemporánea, también con los acontecimientos importantes que se han vivido a lo largo del siglo pasado hasta 2017, en este centenario nicolaita”, manifestó. “Viendo un poco la historia, la UMSNH siempre ha tenido etapas muy difíciles y complicadas y siempre ha salido adelante; ha sido una universidad cuyo propio ejercicio académico e intelectual la ha hecho seguir adelante y ser una de las más importantes del país”, expuso el también grabador.

El concepto de la escultura



Mizraim Cárdenas afirmó sobre este trabajo que, ante todo, tiene un carácter público y que toda obra pública “debe tener un sentido y un simbolismo; entonces cuando se planteó hacer el proyecto se relacionó con este hecho importante para la UMSNH, como era el centenario de su fundación. En este elemento escultórico debían estar plasmadas las fechas datos y símbolos de la relevancia que la universidad tiene en la historia de Michoacán y de nuestro país, todo ese desarrollo educativo y de investigación que inicia siglos antes, con Vasco de Quiroga, como la primer universidad instituida en América”, dijo.

Expresó que se necesitaba un elemento que pudiera recopilar todo ese bagaje y recorrido de la UMSNH, por lo que fue un libro -como receptor de información y de datos- la figura elegida: “Los libros han sido los que han llevado a las culturas a un desarrollo más pleno, a un proceso intelectual y cultural que sirve también como una especie de proyección a futuro; son, en cierta manera, los que pueden dar la pauta de lo que nos espera, hacia dónde va nuestra cultura”.

En ese sentido, explicó que el libro tiene un espacio abierto, que es una “ventana al conocimiento”, la cual puede usarse como foro cuando se dé una lectura o un recital: “Se puede colocar a un ponente, un solista, un cantante y generar este espacio como un foro; se pensó siempre como un foro de afluencia para dialogar, discutir, promover; se planteó que la escultura fuera el referente de un foro y al momento de hacer el diseño se pensó en eso”.

Agregó que “Libro Centenario Nicolaita” es también un proyecto participativo en el que el arte no se cierra a la interpretación del autor sino que hace partícipes a diversos implicados en una historia que debe ser contada con ese libro-escultura, un elemento matérico en la Plaza Nicolaita del Arte y la Cultura, que sin embargo tiene un doble digital en la red. “Ha sido una cuestión de trabajo colaborativo, en equipo, con Daniel Lázaro, Jazid Pérez Negrón, Alejandro Sandoval, Guadalupe Suazo, Héctor Bustamante y varios auxiliares del Taller Saltopez en Santa María”, añadió.

Sobre la escultura, hecha en placa de hierro con incrustaciones en azulejo, Cárdenas Sánchez refirió que algunas partes del corte de placas se trabajaron en un taller, el grabado de las letras en otro, y en uno más el estructurado y armado de la pieza, si bien todas se ensamblaron en Saltopez, con la idea de que el resultado de más de un año de labor se pudiera replicar “en alguno de los municipios donde hay nicolaitas; se tienen pláticas en algunos puntos del estado, pero a partir de la situación económica de la UMSNH se pausaron un poco. Está la posibilidad de hacer otras piezas, puede ser más fácil con las siguientes esculturas”, acotó el artista.

Cuarto trabajo en la UMSNH



Casi para concluir, Mizraim Cárdenas comentó que fue la UMSNH la que hizo una invitación a varios escultores para que presentaran propuestas para inaugurar la Plaza Nicolaita del Arte y la Cultura con uno de sus trabajos: “Lo que hice fue a partir de una idea general hacer una maqueta y presentarla ante el Consejo Nicolaita de los Festejos por el Centenarios”, siendo su iniciativa la que al final se eligió. “Me sentí muy honrado, aunque no es el primer proyecto artístico que hago con la UMSNH; de hecho, es el cuarto”, informó.

“Es muy significativo que sea la universidad; con ellos hice mi primer mural, en la Escuela Agrobiología de Uruapan, entre 1996 y 1997. Le tengo mucho cariño a la UMSNH por esa apertura y sensibilidad con las artes, no sólo con mi trabajo sino en general: tienen un acervo muy importante que habla bien de una institución como ésta. Ojalá pueda llegar a la sociedad y que tengamos más espacios como éste, donde confluyan el arte y la cultura en las calles y en nuestra propia ciudad. Para mí siempre ha sido una distinción proyectar una escultura o un elemento emblemático como éste”, indicó el artista plástico.

Cabe apuntar que fue en el año 2000 cuando en la Facultad de Farmacobiología de la Casa de Hidalgo realizó el mural “Luz genética”, mientras que para el 2002 completó en la de Economía el mural “Sueños migratorios”, siendo “Libro Centenario Nicolaita” su último trabajo con la UMSNH.

Respecto a los murales, apuntó: “En cierta manera ha sido todo un reto porque los espacios donde se han tenido que hacer han tenido antecedentes de murales borrados por cuestiones técnicas; una pintura en un exterior sufre a la intemperie y se degradan sus colores. Estos dos murales están hechos con mosaico, no necesitan mayor mantenimiento y no tienen esa degradación. El de Uruapan tiene mucho tiempo que no lo he visto, pero está en un interior; es una pieza que a pesar de los años no necesita mayor mantenimiento. ‘Libro Centenario Nicolaita’ se hizo en placa metálica con incrustaciones en azulejo, y acentos de color como elementos de diseño, para que no se degraden”, concluyó Cárdenas Sánchez sobre la escultura develada el sábado 24 de febrero a las 12:00 horas en la Plaza Nicolaita del Arte y la Cultura en Ciudad Universitaria.