Elector 2018

Debilitan datos duros argumentos de promotores del voto migrante
Gabriel Envila Fischer Martes 6 de Marzo de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Hasta el pasado 2 de marzo, de los 12 millones de migrantes mexicanos que se estima radican en los Estados Unidos y se consideran como potenciales votantes en la jornada electoral del primero de julio próximo, 608 mil 519 solicitaron su credencial de elector al Instituto Nacional Electoral, instancia que hasta esa fecha entregó 476 mil 826 credenciales, de las que solo 187 mil 662 han sido activadas para participar el día de la elección por los connacionales.

El dato debilita el argumento de la defensa del voto migrante, especialmente el del interés de los migrantes por participar en la elección y permite presumir que es más importante para los migrantes contar con una identificación oficial que el seguir seguir fortaleciendo un sistema político que los expulsó del país por falta de oportunidades.

Conferencia magistral titulada “Luces y Sombras del Voto Migrante”
Conferencia magistral titulada “Luces y Sombras del Voto Migrante”
(Foto: ACG)



Los números anteriores fueron ofrecidos dentro de la conferencia magistral titulada “Luces y Sombras del Voto Migrante” que esta mañana tuvo como sede el salón de plenos del Palacio Legislativo en la ciudad de Morelia, a cargo de Susana Mercado, activista y defensora de los derechos de los migrantes, quien confirmó que el bajo número de credenciales activadas por los migrantes, debilitan la defensa del voto migrante como un interés real de los mexicanos radicados en el extranjero, principalmente en los Estados Unidos.

Según las cifras de la ponente se cuenta con cifras oficiales que señalan que los mexicanos nacidos en Estados Unidos hoy superan los 35 millones, más los 12 millones de mexicanos indocumentados que por su condición no se pueden cuantificar con exactitud; la aportación económica que los indocumentados mexicanos en Estados Unidos hacen a México, principalmente a sus familias mediante el envío de remesas supera los 28 mil 500 millones de dólares al año, cantidad que supera los ingresos que México recibe por el turismo internacional anual.

Tal cantidad deja en claro el interés de los migrantes por el bienestar de sus familias en México, pero su contrastante participación en los comicios pone en duda el argumento que ha defendido el voto migrante que promueven principalmente los activistas migrantes involucrados con el aparato gubernamental mexicano y que paralelamente buscan ser votados principalmente para fungir como diputados migrantes.

El primer ejercicio del voto desde el extranjero se permitió en la elección presidencial de 2012, cuando de los 12 millones de posibles votantes solo participaron 40 mil 714 migrantes; los defensores del voto migrante acusaron al entonces IFE, de obstaculizar la obtención de credenciales y dificultar el ejercicio del voto desde el extranjero, sin embargo la reforma de 2014 permitió la credencialización desde fuera del territorio nacional, que hoy arroja las cifras de obtención de credenciales antes mencionadas que siguen contrastando con el número de credenciales activadas para participar en la elección.

La ponente, defensora también del voto migrante, mostró de manera crítica las cifras que pese al interés que defiende desnudan una realidad poco alentadora para el voto migrante, que pese a todo es un derecho constitucional irrenunciable.

El último ejemplo de estas cifras refirió a las elecciones de los estados de Coahuila y Estado de México, en donde en el primer caso de 153 solicitudes solo se ejercieron 147 votos mientras que en el Estado de México, de 366 mexiquenses emigrados a los Estados Unidos con credencial de votar solo 298 participaron en la elección.


Comentarios