Sociedad

Mantengo mi corazón de luchador social, señala de Alejandro Echavarría ‘El Mosh’
Ernesto Hernández Doblas Miércoles 7 de Marzo de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- La voz de Alejandro Echavarría Zarco, conocido en los años noventa como El Mosh, cobra evidente emoción al hablar del movimiento de huelga y en contra de la implementación de cuotas en el que le tocó participar y obtener un liderazgo visible.

Cambio de Michoacán presenta le tercera y última parte de una entrevista con quien volvió a salir a la luz pública por la detención que sufriera por parte de elementos de la fuerza policial hace un mes, en el marco de las movilizaciones de protesta y presión del magisterio disidente al que pertenece.

Alejandro Echavarría ‘El Mosh’
Alejandro Echavarría ‘El Mosh’
(Foto: Archivo)

La visión del profesor y activista social es la de que junto a otros jóvenes, logró detener la privatización en la Universidad Autónoma de México (UNAM) hacia finales de 1999 por medio de un paro completo de labores que duró casi un año.

Sus palabras son de orgullo y el tono es la de quien se dice a sí mismo: misión cumplida. “Hay que recordar este movimiento y sus importantes logros. Incluso, el hecho de que llegara a rango constitucional la educación en Michoacán, es parte de la onda expansiva de esa lucha que se dio”.

Otros sectores, abundó, no tuvieron la misma suerte ante los procesos de privatización como los del sector energético, lo que ha tenido consecuencias negativas para la población en general, con el alza de los precios de las gasolinas y el gas entre otros, lo que afecta a los productos de la canasta básica.

En otro paralelismo entre los acontecimientos del pasado y los que recientemente vivió, Echavarría Zarco comentó que ahora se le pretendió acusar de aviador, es decir, de cobrar un sueldo no devengado así como en aquel entonces se le tildaba de fósil.

Ambas cosas según sus palabras, quedan desmentidos por hechos y pruebas, ya que por ejemplo, concluyó la licenciatura en sociología en la UNAM en menos tiempo del establecido normalmente así como con calificaciones de diez y créditos extra.

Dichos aspectos le hicieron acreedor a la medalla Gabino Barreda que otorga la máxima casa de estudios del país, misma que rechazó al venir de manos de las autoridades universitarias que poco después emprenderían un proceso para llevar a la cárcel a 300 estudiantes que participaron en la huelga entre los que se encontraba el entrevistado, para posteriormente darlos de baja de la institución educativa, impidiéndoles concluir los trámites de conclusión de sus estudios.

Amor y rebeldía en Michoacán



Sin abundar al respecto de lo que sucedió en su vida luego de salir del encarcelamiento, refirió que años más tarde llegó a Michoacán al haberse enamorado de una docente de la entidad con la que forma hasta la fecha una familia, por lo que vivió en un primer momento en Lázaro Cárdenas y luego en Morelia en donde actualmente reside.

Además de laborar en un programa de educación para adultos como maestro de inglés en Álvaro Obregón, Echavarría Zarco participa en las movilizaciones y eventos varios de la sección XVIII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), así como en otras actividades relacionadas con temas sociales y educativos.

En ese sentido se le preguntó su perspectiva sobre el tema de la educación en México y en la entidad, a lo que respondió volviendo al tema del movimiento estudiantil de la UNAM, asegurando que la lucha en contra de la Reforma Educativa y los cambios constitucionales que se hicieron en ese marco, era la continuidad de aquello.

“En aquel momento fue en el nivel medio superior y superior, ahora es en todos los niveles. Creo que Michoacán está sumido en una profunda crisis educativa en donde a los neoliberales no les interesa que los hijos de los trabajadores tengan educación”.

Esto puede verse, detalló, no solo en la falta de pago a los maestros de educación básica, sino también en la Universidad Michoacana. “Cualquier sociedad que se diga democrática y le preocupe su futuro, tiene que contar con educación pública y gratuita en todos los niveles. Aquí la intención también es privatizar a la Universidad Michoacana; ante eso, el golpeteo ha sido en contra de todos los niveles, incluso los subsistemas y las escuelas técnicas”.

Recordó que a principios del 2018 una importante cantidad de instituciones educativas estuvo en paro y que recientemente se ha dado a conocer que la máxima casa de estudios del estado tiene recursos económicos ordinarios hasta septiembre, lo que demuestra, dice, que la problemática padecida el año anterior no fue resuelta y habrá de repetirse.

“Ante esto, yo creo que también los alumnos de la michoacana deben de tener un rol más protagónico y en asamblea decidir cómo van a defender su escuela pública. La fuerza motriz de la michoacana son los estudiantes y que les toca a ellos enfrentar esta embestida neoliberal encabezada por Silvano (Aureoles Conejo); yo creo que es muy importante que se pongan a discutir cómo defenderla y cómo exigir que se garanticen los recursos suficientes y necesarios para que funcione y rebasar al rector que al igual que el secretario de educación, son personajes burócratas grises que no representan nada”.

No hemos cambiado



Para concluir la entrevista se le preguntó qué le diría Echevarría Zarco del presente a Echevarría Zarco de finales de los noventa ante lo que luego de lanzar una exclamación de sorpresa y emoción, respondió en tercera persona: “Le diría que continuamos en la lucha, que aquí estamos firmes y asumiendo el reto, estando totalmente claros de que vienen más batallas y luchas por librar contra las personas que quieren arrebatarnos los derechos del pueblo. No hemos cambiado. Ese corazón de luchadores sociales que tuvimos en ese entonces, lo mantenemos”.