Municipios

Se oponen tortilleros a la venta del producto hecho a mano
*Pretenden que se prohíba la comercialización del producto que elaboran mujeres de la comunidad indígena de San Martín Totolán
José Luis Ceja Guerra Miércoles 14 de Marzo de 2018
A- A A+

Jiquilpan, Michoacán.- A través del uso y particular interpretación del Reglamento Municipal de Industriales de la Masa y la Tortilla de Jiquilpan, de por sí a modo, integrantes de esta agrupación pretenden que se prohíba la comercialización de tortillas hechas a mano o artesanales que realizan en la cabecera municipal mujeres de la comunidad indígena de San Martín Totolán.

En ese sentido las mujeres a las que se les trata de impedir el comercio de tortilla artesanal han señalado que más que una actividad comercial, la venta es un tema cultural ya que se ha venido realizando desde hace al menos tres generaciones.
En ese sentido las mujeres a las que se les trata de impedir el comercio de tortilla artesanal han señalado que más que una actividad comercial, la venta es un tema cultural ya que se ha venido realizando desde hace al menos tres generaciones.
(Foto: José Luis Ceja Guerra)



Es de señalar que el instrumento legal al que recurren los Industriales de la Masa y la Tortilla de este municipio establece en el artículo 7 la prohibición de venta de masa y tortilla de maíz por comerciantes ambulantes, cualquiera que sea su giro mercantil, dentro de todo el territorio del municipio de Jiquilpan, así como la distribución de estos productos en las tiendas de abarrotes en hieleras, casa por casa dentro del área mencionada, quedando a la decisión del Consejo de Vigilancia regir el área mencionada.

Pero de acuerdo con integrantes de la tenencia, este mismo ordenamiento contraviene el precepto constitucional consignado en el artículo 5 que señala que “a ninguna persona podrá impedirse que se dedique a la profesión, industria, comercio o trabajo que le acomode, siendo lícitos. El ejercicio de esta libertad sólo podrá vedarse por determinación judicial, cuando se ataquen los derechos de tercero, o por resolución gubernativa…”.

De tal suerte que además de contravenir los preceptos constitucionales, el reglamento municipal prácticamente legaliza el monopolio de la producción y venta de tortillas a la única unión de industriales de este ramo existente en este municipio, por lo que nadie que no esté integrado a este gremio puede producir y vender masa o tortilla so pena de ser clausurado su negocio.

En ese sentido, las mujeres a las que se les trata de impedir el comercio de tortilla artesanal han señalado que más que una actividad comercial, la venta es un tema cultural ya que se ha venido realizando desde hace al menos tres generaciones.

Sin embargo, los tortilleros han señalado que el comercio desleal que se realiza tanto por las mujeres de esta tenencia como de tortillerías de otros municipios que entregan a domicilio en Jiquilpan representa entre un catorce y un quince por ciento en la pérdida de utilidades.