Escenarios

Tras quince años sin pintar
Mónica Gray retomará su carrera como artista visual con exposición en el MACAZ
Omar Arriaga Garcés Jueves 15 de Marzo de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Tras quince años sin pintar, este 2018 Mónica Gray Rodríguez retomará su carrera como artista visual con una exposición individual en el Museo de Arte Contemporáneo Alfredo Zalce (MACAZ), a realizarse del 9 de noviembre al 9 de diciembre.

Además de su participación en “Irekani. El lugar donde habitamos”, la curadora Erandi Ávalos Aburto señaló que Gray Rodríguez reinaugura su carrera con una muestra para fin de año en la que también habrá obra de su padre, el pintor estadounidense Ralph Gray. “Mónica creció con varios de los que están en ‘Irekani’, su vida como artista está llena de estos detalles, con su padre conformó un dúo creativo. Ahora retoma su carrera de lleno con todas esas experiencias de vida; promete ser una exposición muy entrañable, un reencuentro con esa parte creativa. Muchas veces no se ve eso que te impulsa a replegarte y a crear. Hay obra de los 80 y 90”, apuntó la directora de Núcleo Arte y Letras.

Mónica Gray Rodríguez
Mónica Gray Rodríguez
(Foto: Omar Arriaga Garcés)

Mónica Gray refirió que su padre produjo obra durante más de 35 años en la zona del Lago de Pátzcuaro y que “vino de una escuela famosa en aquellos tiempos: Cooper Union en Nueva York, a Erongarícuaro, por recomendación de compañeros; conoce a mi madre y en dos o tres meses ya se habían casado. Hay grabados de toda la familia y de amistades en el área del lago, cosas muy interesantes. De toda la vida siempre hacíamos un dibujo o algo”.

Con el tiempo, la artista empezó a trabajar en el estudio con su padre, a hacer grabados y dibujos, participando en exposiciones con él. “Fui a vivir a Estados Unidos, estuve en la Fine Arts School en Houston. Un sinfín de amigos pintábamos en el estudio de mi papá. El arte figurativo me interesó muchos años: pinté desnudos y fue interesante conocer a tantas personas, como a Soledad Tafolla y a Erandi Ávalos, que me están empujando otra vez. Dejé de pintar a partir del fallecimiento de mis papás, hace 15 años”, externó.

Ávalos Aburto indicó que una labor pendiente muy importante es el rescate, organización y catalogación de la obra de Ralph Gray, un artista de gran relevancia del que, dijo, “bien podría haberse quedado en Nueva York. Fue muy prolífico. Gracias a él y a su visión es que a Pátzcuaro comenzaron a llegar más artistas a vivir aquí, porque Diego Rivera venía, pintaba y se iba, pero Ralph se quedó a vivir”, manifestó.

La hija del artista informó que, de hecho, ya empezó una catalogación de la obra del estadounidense, con la que se editará un libro. “Dominó muchas técnicas y fue muy prolífico, decidió quedarse aquí; empezó un proyecto de una escuela de artes plásticas en los Departamentos Vicki”, en los cuales estaban involucrados Enrique Luft Pávlata, Gilberto Ramírez, Feliciano Béjar o José María Cundín. “(Manuel) Pérez Coronado puso un taller en la plaza grande; desafortunadamente, la escuela de arte no despegó. Eran viviendas para artistas las de los Departamentos Vicki, donde se daría cabida a artistas, escritores o el arte que quisieran expresar. Hubo escultores y una gama infinita de personajes. Ojalá hubiera guardado una bitácora, hasta Angélica María estaba escondida en uno de esos departamentos”, expuso Mónica Gray, quien añadió que de manera involuntaria su padre fue un líder, “un imán para atraer gente” que, sin embargo, no tiene una sala en el Centro Cultural Antiguo Colegio Jesuita, como si la tienen Luft Pávlata o Alfredo Zalce Torres.

Al preguntarle por su relación con este último, Gray Rodríguez apuntó haber coincidido con él en reuniones, “estuvo aquí algunas veces (en su casa), fue muy generoso conmigo. Era muy coqueto. Si alguien le gustaba le regalaba obra. Lo rodeaba un sinfín de mujeres; era adorado el señor por todo su séquito de admiradoras, querido”.

Casi para concluir, la artista comentó que el mercado del arte está prostituido completamente, pero elogió a la pintora Soledad Tafolla por lograr vivir del arte. “Ella se maneja sola, es admirable; generalmente nadie tiene tanta diversidad como esta mujer. Es el gusto y la respiración que tiene uno, pero después de esto ves cosas tan repetitivas, patrones que consideran arte, gente que se considera artista. Ni voy a mencionar nombres para no ofender a nadie”, expresó.

Adujo que en estos tiempos no es fácil ser artista y que instituciones como el Conservatorio de las Rosas o la Facultad Popular de Bellas Artes (FPBA) estaban en un primerísimo lugar. “Ahora tienes un hueso aunque no sepas pintar, pero tienes voz de político; para mí es una prostitución en cuestión cultural y el arte es un poder pero lo utilizan con toda la ignorancia del mundo. No sé si el gobernador (Silvano Aureoles Conejo) acuda a una exposición alguna vez; anteriormente, todos presumíamos ‘tal personaje que trabaja en gobierno ya me compró un cuadro’; ahora quiero saber con quién en el gobierno se puede platicar de arte, ¿quién tiene algún comentario o interés en cuestión cultural para elevar el estado? Yo no lo sé”, finalizó.