Municipios

Martín Urieta, inmortalizado en Huetamo
Ángel Ramírez Ortuño Viernes 16 de Marzo de 2018
A- A A+

Huetamo, Michoacán.- El día esperado llegó, viernes 16 de marzo del 2018, fecha fijada desde tiempo atrás para reconocer en Huetamo y Morelia al compositor terracalentano Martín Urieta Solano.

Debelaron una estatua en honor al compositor huetamense, Martín Urieta
Debelaron una estatua en honor al compositor huetamense, Martín Urieta
(Foto: Especial)

Al momento en que el gobernador del estado, Silvano Aureoles Conejo y su amigo, el también político, Carlos Navarrete Ruiz, reunidos en un homenaje al compositor José Alfredo Jiménez, decidieron de manera conjunta, reconocer también a un personaje que le había cantado al pueblo de Huetamo, asimismo a las mujeres de México; y este día se cumplía tal objetivo, señaló Aureoles Conejo en un emotivo mensaje pronunciado en el centro de la ciudad de Huetamo.

Cerca de las 14:00 horas del viernes, en un día de verbena popular, aparecía la figura del paisanito Martín Urieta, todo vestido de blanco, camisa, pantalones y botines; lo escoltaba su gentil esposa.

También arribó Silvano Aureoles y su invitado de honor, Carlos Navarrete, así como diversos funcionarios estatales. En la mesa de honor, el Cabildo municipal, el alcalde Gilberto Zarco, el Síndico Efraín Almazán y el Secretario Pablo Barona Estrada, los alcaldes de Pungarabato, Coyuca de Catalán y de Tlalchapa, Guerrero; mientras que por Michoacán estaban los de San Lucas, Nocupétaro, Carácuaro, Tiquicheo, y Tuzantla.

Por si fuera poco, amenizaba el ambiente la banda La Dinastía de Tuzantla y con sentimiento suriano interpretaban canciones de Urieta, para enseguida iniciar el acto oficial, con honores a la bandera y dar el pase de lista obligado a los regidores, siguió una reseña biográfica del compositor por parte del regidor José María Pineda, sentido y emocionado, con jirones de la infancia y juventud del “paisita”, su paso por Huetamo y su viaje a la capital del país donde triunfará en base a su talento, rememoró su larga lista de éxitos, anécdotas y remembranzas del chamaco estudiante que le cantó por primera vez a Tomatlán y a Huetamo y así abría un surco que lo colocaría en los cuernos de la luna.

Vino el turno del homenajeado Urieta, jocoso y bromista, pero también ceremonioso y nostálgico.cRecordó como recorrió los caminos pedregosos de Huetamo, en ocasiones descalzo, recalcó, y dijo que para él, Huetamo representaba un paraíso. Destacó la presencia entre la multitud de un hijo predilecto de Huetamo, Leodegario López Ramírez, de su amigo, Getzemaní Viveros. Puso en un pedestal de honor a las mujeres y agradeció conmovido la gentileza y distinción del gobernador Silvano, así como de las autoridades de Huetamo, del pueblo en general, ahí presente. Hombre de pocas palabras, Urieta abrevió su mensaje con premura y delicadeza para recibir enseguida un bello reconocimiento.

En su turno, Aureoles Conejo mostró una singular simpatía por el hombre de Chumbítaro, y con los adelantos de la tecnología celular dio a conocer un mensaje del “Buky Mayor”, Marco Antonio Solís, quien de esa forma se sumó al festejo, bromeo con los alcaldes de Guerrero y Michoacán, agradeció la presencia de Navarrete, de funcionarios estatales y citó pasajes históricos de Michoacán; vinieron los abrazos, las fotos, y al final, marchaban a debelar la estatua de Urieta Solano, inmortalizado en vida. Tras ello, se celebró con una gran fiesta popular donde sobresalían las guayaberas blancas y una máxima expresión de muy mexicana alegría.