Escenarios

Profesor «cubre» obra de estudiante de Taller de Pintura
Omar Arriaga Garcés Sábado 24 de Marzo de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Al llegar el lunes 12 de marzo a su sesión de pintura en la Casa de la Cultura de Morelia, Ailed Amaya Herrera encontró que el cuadro que trabajaba desde meses atrás se había esfumado: el maestro de la siguiente clase lo había utilizado para pintar una nueva obra, ante lo cual la estudiante puso una queja con Jesús del Río Ramírez, director del espacio cultural.

El martes 20 de marzo, Ailed Amaya mostró en Facebook el cuadro que Miguel Rincón Pasaye había hecho sobre el que ella realizaba y pidió respeto ante el caso, “a fin de que la Casa de la Cultura de Morelia examine y valore la calidad de maestro que tiene contratado”, lo que suscitó que más de 120 personas compartieran su publicación y que otras 60 opinaran en contra y a favor del docente, desde quien solicitaba que Amaya Herrera emprendiera acciones legales, hasta quien la instaba a agradecerle a Rincón Pasaye por la nueva pieza, pasando por otras acusaciones de mucha gravedad.

 Ailed Amaya mostró en Facebook el cuadro que Miguel Rincón Pasaye había hecho sobre el que ella realizaba y pidió respeto ante el caso
Ailed Amaya mostró en Facebook el cuadro que Miguel Rincón Pasaye había hecho sobre el que ella realizaba y pidió respeto ante el caso
(Foto: Especial)



“Dicen cosas muy fuertes de él. Hay gente que lo aprecia, obviamente. Según veo, tiene una manera muy peculiar de enseñar, pero cuando entras en el terreno de agredir o transgredir a tus alumnos es que no tienes un perfil de maestro. Sus alumnos y exalumnos han sido muy claros a pesar de que lo apoyen, lo amen o lo odien: es una persona temperamental, pero se escudan en los estereotipos de es artista: como es pintor y como es el maestro Pasaye... ¿Entonces tiene inmunidad y puede hacer lo que le dé la gana?”, se preguntó Amaya Herrera, quien dijo no saber si Rincón Pasaye es buen artista o no, aunque reiteró que frente a grupo se debe “tener cierto carácter. Eres el ejemplo”.

La diseñadora gráfica de formación, quien recién incursionó en la pintura en un primer periodo en la Casa de la Cultura, manifestó haber levantado el reporte correspondiente con el director Jesús del Río, quien prometió tomar cartas en el asunto: “De manera directa no sé qué pasó; mi maestro -Juan Pablo Luna- me dijo que se le pediría que repusiera el lienzo, cosa que ya hizo. Este miércoles estaría (Rincón Pasaye) hasta las siete y media, llegué a las siete y no lo encontré. La pérdida es irreparable, se acabó; puedo hacer los cuadros que sean pero... A lo mejor no era tan importante, pero es un atropello, no deja de serlo, por eso me siento triste y enojada”, expuso.

Externó que fue el lunes 12 de marzo al arribar al salón de clases cuando se dio cuenta de que el cuadro que había dejado el viernes 9 “estaba tapado”: “Juan Pablo Luna comparte salón con el Miguel Rincón Pasaye. Este cuadro lo empecé por una cuestión personal: quería sacar algo casi de manera terapéutica. Pensé entrar a la Casa de la Cultura; era una obra con meses de trabajo y tenía dos semanas que había llevado el cuadro”, apuntó, para luego proseguir: “Yo le pediría respeto”.

Explicó que un comentario recibido en Facebook le cuestionaba haber dejado su cuadro ahí, porque “en la Casa de la Cultura todo mundo entra y las obras no están seguras”, a lo que Ailed Amaya respondió: “No debería ser; todos los alumnos dejan ahí sus obras. Imagínate yo cargando mi lienzo de uno 50 por uno 50 todos los días. Todos los alumnos dejan las obras que trabajan, no debería ser así aunque pase: no deberían de robárselas o pintarlas y menos un maestro. Si se la hubieran robado o desaparecido me parecería menos grave que el hecho de que un maestro de la institución se haya tomado la atribución de hacer uso de ese material”.

La diseñadora comentó que Rincón Pasaye se disculpó con ella vía un mensaje de Facebook, donde le explicaba haber creído que el lienzo estaba abandonado, “sin embargo si tú vas a un taller todos los días no te pasa desapercibido un nuevo lienzo de gran formato; en caso de que hubiera pensado que estaba abandonado lo correcto es preguntar si no pertenece a alguien, sobre todo en un salón compartido donde sabes que no todo el material que está ahí está bajo tu control, a menos que tengas un inventario de lo que los alumnos han dejado; pero, si estás compartiendo el salón obviamente hay materiales ahí que no son tuyos. Es básico y simple: si no es mío no lo agarro, no tengo derecho”, manifestó la estudiante de pintura.

-Respuesta de Rincón Pasaye
Entrevistado en su salón de la Casa de la Cultura de Morelia, en la que dijo tener más de 30 años como docente, Miguel Rincón reconoció que en los últimos días “se suscitó una cuestión un poquito rara, no común”, en relación al cuadro de Ailed Amaya.

“Se van acumulando muchas piezas de los alumnos, van dejando sus bastidores, a veces terminados, a veces sin terminar o a medias. Estamos por terminar el semestre, hoy es el último día, precisamente”, dijo este jueves 22 de marzo, “la semana pasada entré y me encontré con un cuadro grande, que recordaba haber visto ya hace algún tiempo aquí. Yo reciclo muchas cosas, a veces las uso yo o mis alumnos; lo tomé y pensé: ‘¿Qué hago?, ¿lo reciclo o no lo reciclo? Me animé a reciclarlo, a pintar encima. Era un cuadro a medias”, refirió el profesor, quien lo dejó en el recinto en el que lo había encontrado.

“Eso prueba un poco que no hubo la intención de robarlo ni nada. Pinto desaforadamente, cualquier bastidor que vea, cualquier superficie donde pueda pintar... Ahorita estoy pintando en cartones porque reciclo, cualquier superficie apta la utilizo. Nunca he comprado un bastidor, los hago yo. Pinté y me sentí a gusto, satisfecho con lo que quedó y lo dejé ahí. Al siguiente día el maestro que continúa de mi clase, Juan Pablo Luna, me dice: “Oye, mira, quiero hablar contigo”. “De qué se trata, le respondo”. “El bastidor que usaste tiene dueño”. Sí me saqué de onda. La chava está molesta y con razón, cualquiera se enfadaría”, aceptó Rincón Pasaye.

Y prosiguió: “Entonces le dije al maestro que lo que podía hacer era restituir el bastidor; este jueves se lo dejé aquí a la compañera. No la conozco. Llega ella y lo toma, ya se lo llevó. Fue todo. Lo que podía hacer era restituir el bastidor, del mismo tamaño y posiblemente en mejores condiciones del bastidor que ella tenía ahí. Eso fue todo. En el Facebook comenzaron... Sí soy muy imprudente, pero esta vez no contesté nada a nadie. Que digan lo que quieran, yo estoy de salida también, me jubilo pronto y no me conviene entrar en polémica ni nada. Que digan lo que quieran, yo respondo y soy responsable de mis actos: en la medida de lo posible reparo o pago mis deudas. Fue lo que hice. Ya me disculpé con ella, le pedí perdón; pensé hacerlo con todo mundo, una disculpa pública, pero dije: ‘No, ya me disculpé con quien dañé. Con eso’. Según yo ya resolví mi situación y ahí que muera”, concluyó Rincón Pasaye.