Escenarios

Stanley Nowak, un fotógrafo en la Ribera del Lago de Pátzcuaro
Omar Arriaga Garcés Lunes 9 de Abril de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Obsesión por los colores, las texturas y el cambio constante del entorno, así podrían empezar a definirse algunos rasgos del trabajo del fotógrafo estadounidense Stanley Nowak, nacido en 1947 en Camp Lejeune, Carolina del Norte, pero que pasa largos periodos del año en la zona de la Ribera del Lago de Pátzcuaro desde 2005.

De hecho, fue en 1971 cuando el amigo de Enrique Luft Pávlata y residente de Venice Beach, California, visitó Morelia y Pátzcuaro por vez primera, momento en el que tenía pocos años de haber comenzado su carrera como fotógrafo, lo que no ha dejado de hacer desde entonces, como indicó al ser entrevistado en una casa que construye en el Pueblo Mágico, de la cual se tiene una vista de la ciudad y el lago al mismo tiempo.

Stanley Nowak, nació en 1947 en Camp Lejeune, Carolina del Norte
Stanley Nowak, nació en 1947 en Camp Lejeune, Carolina del Norte
(Foto: Omar Arriaga Garcés)

Para el artista, que ha realizado fotografía con cargas políticas pero que enfoca su lente sobre todo en el paisaje y sus colores, en “la belleza del entorno y de las personas”, el deterioro de los materiales, la muerte y el cuerpo mismo, son motivo de celebración. “Tiene más de 50 años que tomo fotografías buscando la belleza, tratando de llamar la atención sobre la belleza del entorno, incluso los animales muertos, la basura -que es nuestra basura- genera un contraste realmente hermoso”, señaló.

Visiblemente emocionado, Stanley Nowak muestra fotografías de entornos que considera “muy ricos” por su color y textura, como algunas tomadas en la Prisión de Alcatraz en 1996, sembradíos de maíz que crece con la temporada de lluvias, pero en especial una de un perro, muerto al lado del camino, sobre un campo verde, con el cabello rizado, ya en plena descomposición. “Es una foto de la belleza; morimos y alimentamos a la tierra, alimentamos a la vida. Es un ciclo. Un perro muerto que vuelve a ser parte de la tierra”, manifestó el graduado de Arquitectura en el Instituto de Arquitectura del Sur de California (SCI-Arc).

La regeneración de la tierra y los desechos a mitad del campo llaman poderosamente su interés, pues hacen más evidente el contraste entre la naturaleza y las creaciones humanas, de las que dijo: “Es lo que hacemos como humanos, pero causamos más daño que bien; en ello también hay la poesía”, una característica que encuentra no sólo en las carreteras y caminos de Michoacán, sino en el trabajo cinematográfico de directores como Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro y Alejandro González Iñárritu, del que mencionar ‘The Revenant’.

Influido por la fotografía de Lewis W. Hine, Irving Penn, Edward Weston, Manuel Álvarez Bravo y Henri Cartier-Bresson, Nowak expuso que trabaja actualmente en una muestra que llevará por título ‘Aquí y allá’ o ‘Entre aquí y allá’, un proyecto conceptual estructurado secuencialmente, en el que se exhibe ese proceso de regreso a la tierra. “En esta foto está el árbol y en la siguiente, el árbol de antes fue carbonizado”, explicaba mientras daba paso a dos nuevas fotografías.

El estadounidense se ha dado a la tarea de tomar registro del ambiente gracias a 515 postes, colocados cada 55 metros en un espacio de 30 kilómetros en la autopista entre Morelia y Pátzcuaro, los cuales llevarían Internet de fibra óptica a distintas comunidades, pero que él empleó para dar cuenta del cambio en el entorno, tal como en la pieza en que el árbol casi ha desaparecido.

“Hay que honrar el ambiente, donde estés en el mundo ésa es la cuestión; ahora en los Estados Unidos nuestro presidente no toma muy en cuenta el ambiente. Hay extracción de minerales y es un gran problema. El ambiente debe ser protegido”, comentó.

Luego, dijo que si algo ha aprendido en México es que las cosas pueden ser reconstituidas, reutilizadas o se les puede dar otro sentido: “La gente no deja de trabajar, puede haber una casa abandonada luego de 50 años y alguien llega y la reconstruye; en Estados Unidos cuando algo se pone viejo simplemente se tira. Algo notable de México es la independencia de la gente, lo que hacen gracias a su entorno”, añadió Nowak.

Su exposición, que está gestionándose por el momento, se desarrollaría a fines de año o inicios de 2019 en el Centro Cultural Clavijero (CCC) y posiblemente también en el Centro Cultural Antiguo Colegio Jesuita, aunque no parece muy preocupado por las fechas ni los lugares, sino que más bien da vuelta a su carpeta fotográfica y enseña algunas otras piezas: “La basura en el entorno es hermosa; aquí se ve el cambio del paisaje. Uso las columnas para marcar los cambios. Es especial como se mezclan la vida moderna y los avances tecnológicos con las rocas”, afirmó, antes de referir que la calidad de la impresión de su trabajo es tan importante como cualquier otro elemento dentro de las composiciones, siendo el centro Los Ángeles, California el lugar donde la lleva a cabo.

Cabe apuntar que las fotografías de la serie constan de imágenes individuales y conjuntos de imágenes en grupos de dos, tres, cuatro, cinco y siete imágenes. “Asociadas juntas, como se muestra en esta exhibición, estas imágenes fotográficas revelan una vista comentada del ‘milieu’ que representa un retrato aleccionador y aún esperanzador de un entorno que continúa encandilando y mistificándonos con su belleza mientras soporta el peso de nuestro uso no regulado e indiferencia casual”, concluyó Nowak.