Municipios

En Uruapan, nuevo paracaídazo amenaza El Zapién
Grecia Ponce Martes 10 de Abril de 2018
A- A A+

Uruapan, Michoacán.- Un nuevo paracaídazo amenaza la Reserva Natural Protegida, decretada como tal por el Gobierno del Estado, conocida como El Zapién. La invasión se perpetró desde el pasado domingo, en un predio particular que es uno de los aproximadamente cinco que sirven como cinturón de reguardo a la mencionada área boscosa, que es una zona de recarga de varios de los manantiales que abastecen de agua a esta ciudad.

Desde el domingo se comenzaron a levantar en ese lugar, que ya fue invadido y desalojado en el 2010, rudimentarias viviendas por parte de personas que argumentan ser pobres, carecer de vivienda y tener derecho a una casa propia.

La invasión se perpetró desde el pasado domingo, en un predio particular que es uno de los que sirven como cinturón de reguardo a la mencionada área boscosa
La invasión se perpetró desde el pasado domingo, en un predio particular que es uno de los que sirven como cinturón de reguardo a la mencionada área boscosa
(Foto: Grecia Ponce)

Pero también ha trascendido, según versiones extraoficiales que se trata de un nuevo intento del propietario de ese terreno, situado al poniente de la ciudad, por fraccionarlo, y que para ejercer presión se recurrió al viejo truco de armar una invasión y presionar a los gobiernos estatal y municipal, para que el dueño pueda venderlo a supuestas personas de escasos recursos que carecen de vivienda.

Cabe mencionar que la presente administración municipal (hoy acéfala, ya que el presidente municipal y el síndico, Víctor Manríquez e Ignacio Campos, respetivamente pidieron licencia de sus cargos para buscar otros también de elección popular), se caracterizó por este tipo de invasiones en predios boscosos, en zonas naturales protegidas; terrenos a resguardo del Ayuntamiento, como La Cedrera o propiedades privadas, que no cuentan con permiso para fraccionarse, pero que tras la presión de la invasión, lo obtienen de un día para otro.

Hace ocho años, un numeroso grupo de paracaidistas o invasores se apropiaron de cinco predios que rodean a la reserva natural protegida de El Zapién, un superficie donde cada año se llevan a cabo reforestaciones, pero en donde también cada año, manos criminales inician incendios forestales de manera intencional.

Los invasores fueron desalojados, luego protagonizaron protestas y volvieron a invadir, hasta que se les convenció de que si realmente necesitaban vivienda se les haría un estudio socioeconómico, al cual la mayoría se negó, pues en realidad se trataba de gente que tenía otras propiedades y sólo buscaban lucrar con las invasiones.

Los que supuestamente sí carecían de vivienda, entre otras cosas, porque ni siquiera eran originarios de aquí, fueron reubicados en una barraca, en donde decenas de familias vivían hacinadas, en condiciones infrahumanas.

Luego, milagrosamente algunos dueños de los predios aledaños al Zapién obtuvieron permisos para lotificar y se fundó precisamente la colonia El Zapién, una fuente inagotable de problemas, denuncias de fraudes y de despojos.

Por lo que toca al actual paracaídazo se localiza en uno de los predios invadidos en el 2010. En esta ocasión se trata del terreno situado a un lado de la calle principal de la colonia Ampliación, Rubén Jaramillo, la que se llama avenida Adolfo López Mateos, antes de la entrada a la colonia El Zapién y antes del ingreso a la Reserva Natural Protegida, a resguardo del Gobierno del Estado y del Municipal.