Sociedad

Iglesia condena violencia y pide a candidatos un proceso electoral tranquilo
Erandi Torres Martínez Domingo 15 de Abril de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- La Iglesia católica lamentó que los candidatos a puestos de elección popular caigan en las descalificaciones dejando de lado la propuesta de paz y justicia que construya una mejor democracia.

Por tal motivo, el arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos, invitó a los mexicanos y michoacanos a adoptar el compromiso de animar e impulsar con imparcialidad la participación ciudadana durante este proceso electoral, pues dijo que ven con preocupación que las intervenciones que han tenido las campañas de los diversos candidatos han prevalecido las descalificaciones.

"Proponemos campañas de propuestas concretas de acuerdo con el cargo al que aspiran, en orden aportar soluciones con un sentido de corresponsabilidad a problemas reales como la impunidad, la corrupción, la pobreza y la desigualdad social, la seguridad y la violencia", declaró el prelado.

El arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos
El arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos
(Foto: Carmen Hernández )

El jerarca de la Iglesia católica en la capital michoacana señaló que por separado han compartido con los candidatos presidenciales los anhelos y compromisos de la Iglesia católica, esto al enumerar que piden una nación en la cual se respeten a plenitud todos los derechos humanos fundamentales, así como un México más justo, solidario y participativo, además de solicitar un Estado de Derecho fuerte, justo y promotor de la dignidad humana, con educación de calidad para promover la cultura solidaria.

No existe una invitación como tal pero se tiene el planteamiento y exhorto de que sigan, en tanto que los obispos se comprometen a animar, a impulsar con imparcialidad la participación ciudadana durante este proceso electoral, por lo que "invitamos a los partidos políticos, a los candidatos independientes y a toda la ciudadanía a sumar esfuerzos para que prevalezcan la propuesta y el compromiso por la transparencia, la legalidad, la honradez, la equidad, el diálogo y la verdad, y evitar la mentira, el fraude, la coacción, la simulación, la violencia, el engaño a los pobres con dádivas pasajeras y todo lo que desvirtúe la democracia, de cuya construcción todos somos responsables", enfatizó.
Es un mensaje dominical, el arzobispo también solicitó a las autoridades garantizar la seguridad no sólo para los candidatos, sino para toda la población, en aras de llevar un proceso electoral tranquilo, al tiempo que lamentó el homicidio de la candidata del Partido Verde Ecologista de México, Maribel Barajas, quien fue asesinada la semana pasada es la ciudad de Morelia.

"La inseguridad que se vive a diario en el estado está latente, pero confío en que se realice el proceso electoral en un ambiente de paz, y es parte de lo que se está buscando de todos los que podemos hacer uso de la palabra y estamos llamando a que se mantengan la unidad, la paz, y que se realice en las mejores condiciones. Ojalá que las autoridades tanto electorales como las estatales pongan su mejor esfuerzo y todos, como sociedad civil, podamos implementar nuestra participación para que se realice el proceso electoral en las mejores condiciones y con los mejores resultados", opinó.

Por último, Garfias Merlos fue cuestionado sobre la postura del arzobispo de Chilpancingo, quien aceptó que se reunió con delincuentes: “Solicitó establecer una tregua en el proceso electoral para evitar la violencia y con ello la participación de la ciudadanía en las urnas, además de detener la ola de terror que han instrumentado los diversos cárteles delictivos en el estado de Guerrero”.

En este sentido señaló que la Iglesia católica no puede condicionar la atención a ninguno de los feligreses, pues es su deber evangelizador brindar atención a todos los creyentes sin importar que sea cabecilla delictivo, y sin que esto represente que la Iglesia tenga algún tipo de nexo, pues recordó que son un espacio abierto ya que “la fe de Cristo se le da a toda la población sin distingo”.

Por último, indicó que como arzobispo de Acapulco y de Morelia no ha sido víctima de algún tipo de presión por bandas delictivas, ni tampoco tiene conocimiento de que alguno de los párrocos o presbíteros del interior del estado haya sido objeto de amenazas por parte de grupos delictivos.