Municipios

Continúa tala ilegal en la zona de la mariposa monarca
Ricardo Rojas Rodríguez Domingo 15 de Abril de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- A pesar de la presencia de las corporaciones policiacas estatales y la Gendarmería Nacional de la Policía Federal, la tala ilegal en la zona de la mariposa monarca continúa, afirma el ecologista y especialista en el tema, Moisés Acosta Acosta.

Indica que el problema es la tala hormiga, esa que se hace poco a poco pero de forma permanente, porque provoca daño en superficies boscosas en las que la monarca hace sus colonias. Cuando hay zonas con pocos árboles de buen tamaño, el lepidóptero ya no llega a esos lugares.

Por ello, indicó Acosta, titular del mariposario Papalotzin, es que hace al menos dos temporadas que la mariposa monarca ya no llega a territorio del municipio de Zitácuaro, por ejemplo.

De continuar la tendencia de tala hormiga, lo mismo puede pasar en los demás santuarios establecidos en Michoacán
De continuar la tendencia de tala hormiga, lo mismo puede pasar en los demás santuarios establecidos en Michoacán
(Foto: Ricardo Rojas Rodríguez)

Dijo que en el pasado la monarca arribaba a una parte de la tenencia de Nicolás Romero, en la falda del Cerro Pelón, pero esa es una de las zonas donde la tala ilegal continúa y ha dejado el bosque tan mermado que las mariposas ya no llegan.

Ahora prefieren establecerse del otro lado del Cerro Pelón, ya en territorio del Estado de México, por el Santuario de El Capulín, donde el bosque está mejor cuidado, explicó.
Señala que de continuar la tendencia de tala hormiga, lo mismo puede pasar en los demás santuarios establecidos en Michoacán, aunque también la problemática afecta al Estado de México.

Moisés Acosta, quien realiza recorridos en todas las colonias de las mariposas durante la temporada para revisar su estado y analizar su comportamiento, apuntó que el problema es que los talamontes son más rápidos que la autoridad.

Comentó que los grupos de talamontes llegan al bosque y cortan algunos árboles cada vez. Cuando la gente de las comunidades se da cuenta, informa a las autoridades, pero cuando la Policía y la Gendarmería llegan a los lugares mencionados ya los infractores se han retirado con todo y la madera que extraen.

Acosta mencionó que es necesario que las corporaciones policiacas cambien la estrategia, porque la que realizan en la actualidad es claro que no ha dado resultado. La prueba son los bosques de la zona protegida de la monarca, que cada vez están más fragmentados.