Educación

Los enemigos de la Universidad Michoacana, son enemigos de la educación pública, Medarno Serna
Ernesto Hernández Doblas Viernes 11 de Mayo de 2018
A- A A+

Los albergues estudiantiles requieren de ser reconfigurados en varios de sus aspectos.
Los albergues estudiantiles requieren de ser reconfigurados en varios de sus aspectos.
(Foto: Especial)

"Los enemigos de la Universidad Michoacana, son enemigos de la educación pública y parte de su manifestación son los bajos presupuestos que recibimos", aseguró el rector Medardo Serna González este miércoles pasado.

Se trata de una de las varias voces que aseguran que la institución benemérita y centenaria recibe desde hace tiempo ataques externos de diversa índole.

Así entonces, de acuerdo a lo dicho por Serna González, los recursos insuficientes que el Congreso del Estado aprobó por lo menos en los últimos tres años, han causado la profundización de la penuria financiera.

El representante legal de la Casa de Hidalgo ha comentado que ésta, requiere para solventar con suficiencia sus actividades y responsabilidades un presupuesto de tres mil, 630 millones, 264 mil 483 pesos.

Según sus palabras de tal cantidad se ocupa para salarios y pensiones, tres mil 243 millones 399 mil 953 pesos.

Es de recordar que la institución educativa tiene aproximadamente ocho mil trabajadores, 55 mil estudiantes y ocho mil jubilados.

El resto sería para gastos operativos, los cuales incluyen lo referido a los albergues estudiantiles.

Sin embargo hay que apuntar que también existen otras causas, mencionadas por diversos actores tanto al interior como al exterior de la Casa de Hidalgo.

Una de ellas es la falta de una reforma al régimen de jubilaciones y pensiones; aspecto en el que se ha puesto el énfasis más que en las otras.

Eduardo Tena Flores, secretario general del Sindicato Único de Empleados de la Universidad Michoacana (SUEUM), ha reiterado que el gremio sindical que encabeza no se niega a revisar y en su caso elaborar de manera conjunta con la administración nicolaita una propuesta a ese respecto.

Esto sin embargo, una vez que sea demostrado que una de las principales causas del déficit en la Universidad Michoacana se debe a la falta de actualización del régimen de jubilaciones y pensiones.

Los albergues estudiantiles requieren de ser reconfigurados en varios de sus aspectos, se ha dicho, ya que por un lado, reciben un subsidio que absorbe en buena parte la máxima casa de estudios del Estado, así como el gobierno de la entidad.

Yutzin Herrera Murillo es consejera universitaria por parte de la Coordinadora de Universitarios en Lucha (CUL) y comentó en un encuentro con medios de comunicación que veía positiva la unión mostrada este miércoles entre los diversos sectores nicolaítas ya que, por ejemplo, la necesidad de un presupuesto progresivo beneficiaría también a las Casas de Estudiante.

Por ende lo contrario las perjudicaría; Herrera Murillo enfatizó que uno de los papeles sociales y humanistas que cumple la institución, se ve manifestada en el apoyo para educación a quienes menos tienen.

"Somos 35 Casas de Estudiante las reconocidas; estaríamos hablando de un aproximado de cinco mil estudiantes. Estamos reconocidos en el marco jurídico de la Universidad Michoacana por lo que está establecido que recibamos recursos por parte de la Universidad y del gobierno del estado".

De tal modo que cualquiera recorte presupuestal les afecta de manera directa, comentó.

La consejera Universitaria defendió la pertinencia de estos sitios, dado el apoyo que brindan a quienes de otro modo no podrían solventar los gastos que se requieren para ingresar y permanecer en una institución de educación Superior, además de que muchos de los moradores provienen de comunidades del interior del estado e incluso de otras entidades, por lo que además requieren de hospedaje y alimentación.

De acuerdo a la administración nicolaita el 70 ciento de lo otorgado a estos espacios, está destinado a otorgar becas de manutención y el otro 30 por ciento al mantenimiento.

En cuanto a los edificios donde se encuentran ubicadas hay que decir que una parte se trata de lugares que pertenecen a la propia institución educativa mientras que otros se encuentran en comodato con el gobierno municipal de la misma forma que el estatal.

Hace poco más de 70 años surgieron los albergues estudiantiles, en los cuales se invierte un aproximado de 100 millones de pesos anuales, sin embargo diversas voces han considerado que debería existir un filtro, especialmente, académico para quienes la habitan, además de un reglamento institucional para su organización y desempeño.

Opiniones contrarias, piensan que ellos sería un acto de discriminación porque no tomaría en cuenta que muchos jóvenes de bajos recursos que acceden a ellas, no cuentan con la misma preparación que otros.

Es decir, muchos realizar un sus estudios de educación básica y media Superior en sus lugares de origen, en los cuales persiste la desigualdad en relación a la oferta educativa de la capital de la entidad.