Econom铆a

Ocupan mujeres, s贸lo 18% de los puestos directivos de las empresas en M茅xico
Redacci贸n S谩bado 12 de Mayo de 2018
A- A A+

El diputado Luis Alfredo Valles Mendoza (NA) se帽al贸 que a pesar de que en casi cinco d茅cadas M茅xico ha registrado un incremento significativo y sostenido en la tasa de participaci贸n de las mujeres en la econom铆a, es fundamental incentivar su mayor inclusi贸n en los puestos directivos y en los consejos de administraci贸n de las empresas.

Relat贸 que en M茅xico, s贸lo 18 por ciento de estos cargos son ocupados por f茅minas. Esta situaci贸n es claro reflejo de su baja participaci贸n en la fuerza laboral. De acuerdo con datos de International Business Review, la proporci贸n de empresas sin mujeres en puestos de alta direcci贸n aument贸 en Am茅rica Latina, al pasar de 34 por ciento en 2012 a 52 por ciento en la actualidad.

En la actualidad m谩s mujeres est谩n matriculadas en las universidades; no obstante, los hombres siguen ocupando la mayor铆a de los cargos directivos.
En la actualidad m谩s mujeres est谩n matriculadas en las universidades; no obstante, los hombres siguen ocupando la mayor铆a de los cargos directivos.
(Foto: Cuartoscuro)


La inclusi贸n de las mujeres en los niveles de liderazgo y en los consejos de administraci贸n y la promoci贸n de su emprendimiento, reconoci贸, es un tema que se ha abordado en los 煤ltimos a帽os. Un paso importante fue la reforma a la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, en 2014, en la que se establecieron est铆mulos y certificados para las empresas que apliquen pol铆ticas y pr谩cticas en la materia.

Tambi茅n, est谩n las recientes modificaciones a la Circular 脷nica de Emisoras, que obligan a todas las empresas y veh铆culos de inversi贸n que cotizan en bolsa a hacer p煤blica la informaci贸n sobre el equilibrio de g茅nero en sus consejos de administraci贸n y 贸rganos de decisi贸n.

Sin embargo, expres贸 Valles Mendoza, 鈥渇alta encontrar equilibrio entre los g茅neros. Los esfuerzos que se han emprendido a trav茅s de la v铆a institucional han resultado en una inclusi贸n m谩s equitativa de ellas al mercado laboral, pero estas voluntades todav铆a no corresponden a las expectativas planteadas鈥.

Por ello, propuso reformas al inciso B de la fracci贸n XI del art铆culo 34 de la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, a fin de establecer que los est铆mulos y certificados de igualdad que se conceden anualmente a las empresas que hayan aplicado pol铆ticas y pr谩cticas en la materia, deber谩n haber integrado una plantilla donde el 30 por ciento del total corresponda a f茅minas que ocupen puestos directivos, y no el 10 por ciento, como actualmente se precisa.

El diputado de NA resalt贸 que esta situaci贸n permitir谩 estimular el crecimiento profesional de las mujeres y el econ贸mico de M茅xico, pues de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estad铆stica y Geograf铆a (Inegi), en 1970, 17 de cada 100 desarrollaban actividades econ贸micas, pero en la actualidad el n煤mero se ha incrementado a casi 44.

Precis贸 que una publicaci贸n de Forbes, en la actualidad m谩s mujeres est谩n matriculadas en las universidades; no obstante, los hombres siguen ocupando la mayor铆a de los cargos directivos. Por tanto, su preparaci贸n acad茅mica a煤n no se refleja en su participaci贸n en puestos directivos; derivado de ello, para acelerar su incorporaci贸n, es necesario desarrollar pol铆ticas incluyentes que reconozcan el valor que aporta el talento femenino.

Desde hace a帽os, diversos pa铆ses han introducido acciones sustanciales que se han traducido en iniciativas y pol铆ticas para alcanzar la igualdad sustantiva entre los g茅neros. Otros han tomado medidas m谩s contundentes e introducido cuotas obligatorias para la representaci贸n de las mujeres en las juntas directivas: Israel estableci贸 el 50 por ciento; Francia, Islandia y Noruega el 40; Austria, el 35, y B茅lgica, Grecia e Italia el 33 por ciento.

Luis Alfredo Valles resalt贸 que la manera en la que las mujeres en el pa铆s se incorporan al mercado laboral y al desarrollo profesional todav铆a se ve condicionada por un conjunto de simbolismos y percepciones culturales en torno a estereotipos, roles y supuestas ocupaciones que se han determinado hist贸ricamente a los individuos, partiendo de su sexo.

Consider贸 apremiante promover, a trav茅s de la adecuaci贸n de preceptos legales, la participaci贸n femenina en los niveles de direcci贸n y juntas ejecutivas, lo que tendr谩 un impacto positivo en la econom铆a nacional y la sociedad.

Estas disposiciones deben privilegiar en todo momento el m茅rito, y asociarse de estrategias de administraci贸n encaminadas a empoderarlas de forma efectiva en las empresas como planes de g茅nero, campa帽as para fortalecer la conciencia de g茅nero, lucha contra los estereotipos, y programas orientados a la contrataci贸n y retenci贸n de mujeres talentosas.

Subray贸 que el sector privado, en conjunto con los gobiernos, resultan ser un binomio decisivo en los esfuerzos de promoci贸n de la igualdad de g茅nero y del empoderamiento de las mujeres. Se ha estimado que la productividad en Am茅rica Latina y el Caribe podr铆an aumentar 25 por ciento si se desbloquearan los obst谩culos que impiden el potencial femenino al servicio del emprendimiento.

En la iniciativa remitida a la Comisi贸n de Igualdad de G茅nero, Valles Mendoza urgi贸 a captar el talento femenino desde puestos de entrada, hasta el m谩s alto nivel en la toma de decisiones, en este caso direcciones, juntas directivas y presidencias de las empresas. 鈥淣o podemos negar que la desigualdad entre los g茅neros permanece, priv谩ndolas de derechos y oportunidades fundamentales para su desarrollo鈥.