País

Discursos de presidenciables, superficiales en materia educativa, se√Īalan expertos de la UNAM
Redacción Sábado 26 de Mayo de 2018
A- A A+

Ciudad de M√©xico.- Los discursos de los candidatos a la Presidencia de la Rep√ļblica est√°n vac√≠os en cuanto a propuestas educativas; no cuentan con formulaciones acabadas y tienen en com√ļn sus pobres planteamientos, consideraron expertos en la UNAM.

Imanol Ordorika, del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) y titular de la Dirección General de Evaluación Institucional; Armando Alcántara, del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (IISUE), y Angélica Buendía Espinosa, de la Universidad Autónoma Metropolitana, coincidieron en que el énfasis está puesto en lo que los tres principales aspirantes consideran que la mayoría de los votantes desean escuchar: definiciones, acercamientos y algunas propuestas aisladas en diferentes temas, pero nada en concreto.

Imanol Ordorika, Angélica Buendía, Armando Alcántara y Sebastián Plá
Imanol Ordorika, Angélica Buendía, Armando Alcántara y Sebastián Plá
(Foto: Especial)

Al participar en la mesa redonda ‚ÄúDe las promesas a lo factible. Plataformas educativas en el proceso electoral 2018‚ÄĚ, organizada por el IISUE, Ordorika se√Īal√≥ que hace seis a√Īos los programas en la materia de los entonces candidatos eran iguales a los actuales, basados en los acuerdos del congreso del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educaci√≥n.

Sin embargo, adem√°s ‚Äúahora tenemos un planteamiento educativo vago, general y superficial. Las plataformas, pr√°cticamente en todos los temas, son in√ļtiles; el elemento en com√ļn es que se trata de formulaciones pobres, sin centralidad ni relevancia‚ÄĚ. Los enunciados sobre educaci√≥n carecen de conocimiento, es como una especie de ocurrencias, remarc√≥.

En opini√≥n de Armando Alc√°ntara no es sorprendente que no haya propuestas acabadas, ‚Äúporque de lo que se trata en las campa√Īas pol√≠ticas es de impactar con puntos espec√≠ficos, tomar posiciones, pero sin detallar‚ÄĚ.

En los discursos de los aspirantes siguen presentes los lugares comunes. ‚ÄúPor un lado dicen que la educaci√≥n es el motor de progreso de cualquier sociedad, pero no dejan de reconocer los rezagos y que √©stos ser√°n vencidos con mayor desarrollo educativo‚ÄĚ, pero no se menciona el asunto de los recursos, es decir, c√≥mo se lograr√° el financiamiento para lograrlo, por ejemplo.

El universitario indic√≥ que en las campa√Īas electorales ‚Äúse prometen muchas cosas; debemos esperar a ver cu√°l es el resultado y qu√© podr√° hacer en t√©rminos reales el pr√≥ximo Presidente‚ÄĚ.

En su oportunidad, Ang√©lica Buend√≠a expuso que las plataformas tienen una buena dosis de ret√≥rica y pobres proyectos educativos; algunos con marcada tendencia a la continuidad. Si bien las propuestas se√Īalan la necesidad de pensar en los j√≥venes como actores importantes en el desarrollo del pa√≠s, lo dem√°s es reiterativo.

‚ÄúNo veo indicios de un planteamiento que contemple lo que los especialistas esperar√≠amos; tampoco un rumbo para la educaci√≥n. S√≠ hay un anclaje en un posible marco institucional, pero a partir de ah√≠ los trazos se van desfigurando‚ÄĚ.

En las propuestas est√°n ausentes las estrategias y estructuras que se necesitar√≠an para hablar, al menos te√≥ricamente, de una pol√≠tica en la materia. Tambi√©n se carece de una relaci√≥n entre la investigaci√≥n educativa, dise√Īo, implementaci√≥n y evaluaci√≥n de las pol√≠ticas, finaliz√≥ la experta.