Escenarios

Jorge Luis Borges, vidente desde la imaginación
Ernesto Hernández Doblas Miércoles 13 de Junio de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Vidente desde la imaginación, Jorge Luis Borges, escritor argentino, es reconocido en el mundo literario, principalmente por sus cuentos, joyas pulidas en una síntesis y exploración de los terrenos de lo fantástico pero también de lo que podría ser calificado como esotérico en más de un sentido.

Filosofía, teología y mística fueron triángulo de combustible para su pensamiento y por ende para lo que por medio de sus manos se hizo posible, es decir, 13 libros de poesía, seis de cuentos, ocho de ensayos y uno de viajes entre otros.

Desde muy tempranas edades tuvo a su alcance una cultura nutrida, ya que por ejemplo, su abuela materna era de habla inglesa por lo que aprendió dicho idioma en la infancia, llegando a escribir su primer cuento a los seis años y traducir a los nueve El Príncipe Feliz del escritor Oscar Wilde.

A pesar de haber ganado más de una veintena de premios y reconocimientos,  no le fue otorgado el Premio Nobel para el que estuvo postulado en un número similar de ocasiones
A pesar de haber ganado más de una veintena de premios y reconocimientos, no le fue otorgado el Premio Nobel para el que estuvo postulado en un número similar de ocasiones
(Foto: Especial)

Un 14 de junio de 1986 en la ciudad de Ginebra, Suiza vio por última vez la luz, una vida dedicada a la escritura, cuando contaba con 86 años de edad, víctima de un enfisema pulmonar y luego de que se había mudado hacía tres días a su nuevo apartamento en el lugar mencionado.

Del 18 al 23 de junio del presente año, en el marco de la quincuagésima Feria del Libro de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) se realizará un seminario internacional en torno a Jorge Luis Borges, teniendo como invitada especial a la escritora, traductora y profesora de literatura argentina, conocida por su relación con el escritor argentino, María Kodama, quien al mismo tiempo es la albacea de su obra.

A pesar de haber ganado más de una veintena de premios y reconocimientos, no le fue otorgado el Premio Nobel para el que estuvo postulado en un número similar de ocasiones, considerándose por algunos de los estudiosos de su obra que ello sucedió en buena medida por sus posturas políticas de corte derechista.

“[…] vi la circulación de mi propia sangre, vi el engranaje del amor y la modificación de la muerte, vi el Aleph, desde todos los puntos, vi en el Aleph la tierra, vi mi cara y mis vísceras, vi tu cara, y sentí vértigo y lloré, porque mis ojos habían visto ese objeto secreto y conjetural, cuyo nombre usurpan los hombres, pero que ningún hombre ha mirado: el inconcebible universo. ", está escrito en uno de los textos más memorables de quien se ocupó temáticamente por aspectos como el tiempo, la muerte, los laberintos y los espejos.

Es de apuntar que una de las muchas características que mostraron la particularidad de Borges, fue la ceguera que como resultado de una enfermedad congénita comenzó ya en su etapa de madurez, llevándolo a la oscuridad a sus 50 años, es decir, permaneciendo 36 calendarios en esa situación.

El amor del cuentista y poeta ante la escritura y la lectura no se detuvieron por esa circunstancia ya que con el apoyo de otras personas, en especial de su compañera María Kodama, siguió con su obra, así como impartiendo conferencias y estudiando nuevos idiomas.

Respecto a esta circunstancia escribió al inicio de uno de sus poemas: “No sé cuál es la cara que me mira cuando miro la cara del espejo/ no sé qué anciano acecha en su reflejo/ con silenciosa y ya cansada ira”.

Como otro de sus aspectos particulares, Jorge Luis Borges opinaba que el futbol era un deporte feo estéticamente, llegando incluso a decir que “es popular porque la estupidez es popular”.