Sociedad

Albercas y balnearios son vigilados por la SSM en vacaciones de verano
Redacción Viernes 6 de Julio de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- La Secretaría de Salud de Michoacán (SSM) a través de su Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepris), vigila que las albercas y balnearios se encuentren aptos para en recreo humano en estas vacaciones de verano, pues el objetivo es proteger a la población que acude a nadar, de posibles riesgos sanitarios.

Para ello fueron muestreadas 45 días antes, un total de 105 albercas y balnearios, incluyendo las de los hoteles, clubes deportivos y escuelas de natación.

De acuerdo con Rafael García Tinajero Pérez, titular de la Coepris, tres de las 105 albercas muestreadas resultaron fuera de norma, por lo que fueron clausuradas, y no podrán abrir sus servicios hasta que no corrijan.


El objetivo de suspenderlas, explicó es que los bañistas no corran riesgos, pues con estas acciones preventivas se protege a la población usuaria de enfermedades asociadas a la contaminación del agua, como las conjuntivitis, dermatitis y enfermedades gastrointestinales por la presencia de coliformes fecales, E. Colli y amiba de vida libre.

El objetivo es proteger a la población y a los turistas
El objetivo es proteger a la población y a los turistas
(Foto: Especial)

De ahí la importancia de que las personas que acuden a nadar lo hagan con traje de baño limpio y bien aseados, de lo contrario pueden ser portadores de coliformes fecales al agua.

También se requiere que los propietarios de las albercas laven y tallen las paredes de las mismas, y que posteriormente las desinfecten, para evitar la presencia de las amibas de vida libre que se dan por la suciedad o por el nulo tallado a las paredes.

La vigilancia a las albercas es permanente durante todo el año, pero se intensifica en periodos vacacionales.

La cloración del agua de las albercas es de igual manera supervisada, es decir que se vigila que cloren el agua y que la cantidad de cloro que usen sea la adecuada y que se encuentre dentro de los límites aceptables para evitar riesgos a la salud.

Con la vigilancia en la cloración se garantiza que la gente que acude a nadar ya también a lavarse las manos o a bañarse, lo haga con agua potable.