Elector 2018

Atlacomulco, la herida más profunda del PRI
Redacción Lunes 9 de Julio de 2018
A- A A+

Ciudad de México.- “¿Qué hacemos con lo que queda del partido?”, se pregunta Manuel González, delegado del PRI en el municipio de Atlacomulco. Esta ciudad de casi 80.000 habitantes en el Estado de México era hasta el domingo el bastión del priismo mexicano por definición: cuna de cinco exgobernadores —uno de ellos el presidente Enrique Peña Nieto— y con funcionarios públicos del PRI en todos los niveles del Gobierno desde 1929. Pero el 1 de julio de 2018 todo cambió súbitamente. Sus habitantes decidieron dar un giro de 180 grados y votaron en cascada por los candidatos de Morena. Esta es la herida más profunda del PRI. Además de perder la presidencia y una importante influencia en el Congreso, el partido más antiguo de México no pudo conservar ni el liderazgo en sus raíces.

Las oficinas de PRI en Atlacomulco, Estado de México
Las oficinas de PRI en Atlacomulco, Estado de México
(Foto: Especial)


La sede municipal del PRI en Atlacomulco está casi desierta. La derrota fue rampante e inesperada. Ninguno de los candidatos a algún cargo público —diputados, senadores, presidente municipal— ganó en los comicios. El PRI obtuvo 14.200 votos para el Ayuntamiento pero Morena, en coalición con el PT y el PES, le ha superado con 23.500 sufragios. Si acaso el partido conseguirá que dos de sus representantes se cuelen como concejales en el nuevo cabildo municipal. “Me siento enojada, frustrada y triste”, comenta una trabajadora del partido a sus compañeras. En el edificio de dos plantas solo se escuchan los ecos de los empleados. “Es un resultado para nosotros doloroso, inesperado y que nos obliga a encontrar las razones a las que hemos llegado a un estado en el que ya no somos depositarios del voto de la gente”, reflexiona González.

Apenas hace un año Atlacomulco votaba sin titubeos por el PRI y sus habitantes respaldaron a Alfredo del Mazo en su carrera a la gubernatura. ¿Qué pasó en los últimos 12 meses para que la mayoría se volviera en contra del partido? “Hemos dejado de abanderar muchas causas sociales y populares, nos volvimos un partido corporativo. No hemos podido cumplir a cabalidad los grandes reclamos del pueblo mexicano”, reconoce el delegado González. Los servicios locales administrados por el Ayuntamiento comenzaron a fallar y la presencia de Morena se hizo más intensa en la periferia de la ciudad, donde históricamente el PRI había tenido un respaldo incondicional.

En el centro de Atlacomulco se instaló el domingo una casilla y quedaron durante varios días las hojas con el recuento de los votos. Un grupo de mujeres analizan los datos mientras hacen la fila para entrar al banco. La información es contundente: Morena y su coalición obtuvieron casi el doble de votos que el PRI. “Aquí todos éramos priistas y no le hacíamos caso a nadie más, pero empezamos a ver que ya no nos escuchaban, además a la gente ya no le alcanza el dinero y nadie les ayuda”, apunta Odilón de Jesús, habitante del municipio. La casilla del centro de Atlacomulco es una radiografía de lo que pasó: Morena ganó en todas las categorías y con un resultado en cadena, es decir, que el mismo número de votos ganados para Andrés Manuel López Obrador son los que también obtuvieron los aspirantes de Morena a otros cargos públicos, el llamado efecto AMLO. En el Estado de México, el PRI solo pudo conservar 23 de 125 Ayuntamientos, mientras que Morena aterrizó en 48 municipios.

Más información en: https://elpais.com