Municipios

Abandona el INAH el patrimonio arquitectónico de Uruapan.
Grecia Ponce Lunes 6 de Agosto de 2018
A- A A+

Uruapan, Mich.- La delegación estatal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), mantiene en el olvido el patrimonio arquitectónico de Uruapan. Los monumentos históricos se caen a pedazos y el instituto no interviene.

Así lo demuestran los hechos, el mal estado de capillas coloniales, el daño a otros monumentos y la destrucción de la antiguas viviendas de adobe del centro histórico.

Basta un recorrido por las capillas o el primer cuadro para ver que el mencionado instituto es una nulidad y sólo aparece cuando se trata de otorgar alguna licencia para modificar un inmueble situado en el centro histórico y supuestamente protegido por la ley.

Los monumentos se caen a pedazos y el instituto no interviene.
Los monumentos se caen a pedazos y el instituto no interviene.
(Foto: Grecia Ponce)

Como primer ejemplo basta citar el muro poniente de la Casa de la Cultura, que incluso está situada en el primer cuadro, que desde hace año y medio se ha venido desgajando y cuya notificación del daño ya se entregó al INAH, de acuerdo a las autoridades locales.

Sin embargo, en lugar de repararse, el daño ha ido creciendo, pues cada día hay nuevos desmoronamientos y con las lluvias el deterioro se agrava.

Por otro lado, la primera capilla de Uruapan, la de san Francisco se ha cerrado al público porque su techo está a punto de colapsar, pero el INAH, como lo han venido denunciando los comuneros del barrio de san Francisco, no se ha presentado a darle el mantenimiento necesario para evitar que el edificio se desplome.
Algo similar ocurre en la capilla de San Pedro, en donde las goteras las tienen que reparar los integrantes del Patronato Cultural Indígena y en donde el altar está a punto de colapsar, ya que está apolillado.

Otra capilla centenaria que está en mal estado es la de San Juan Bautista y los habitantes de este barrio temen que pueda venirse abajo, pues al revisar unas goteras para intentar repararlas, los miembros del patronato cultural descubrieron que muchas de las vigas están apolilladas.

Un ejemplo más de la indolencia del INAH ante el deterioro de monumentos históricos es que está por cumplir tres meses sin ser reparada, la cruz del barrio de San Pedro, la cual fue dañada por el conductor de un camión repartidor de agua Santorini.

Los monumentos se caen a pedazos y el instituto no interviene.
Los monumentos se caen a pedazos y el instituto no interviene.
(Foto: Grecia Ponce)

Dicha Cruz data incluso de antes de la fundación de Uruapan y de acuerdo a la tesorera del patronato cultural indígena, Martha Mora Guerrero, el personal del INAH no ha acudido por falta de tiempo.

En lo tocante al barrio de La Magdalena, hace más de un mes un árbol se desgajó y destrozó la cruz atrial de ese lugar y hasta ahora, como lo informó el promotor cultural, José Durán Ambriz, nadie del instituto ha acudido para determinar que acciones corresponden.

Como se sabe el centro de la ciudad, que abarcaría el área del Uruapan viejo; es decir el territorio de los asentamientos constituyentes, se considera Zona de Monumentos Históricos por parte del INAH y cualquier intervención en inmuebles de esa porción de la ciudad, aunque no sean monumentos históricos requiere de un permiso por parte de dicho instituto.

Las capillas de los barrios fundadores, sus cruces atriales y la actual Casa de la Cultura, están catalogados como monumentos históricos y por lo tanto son inmuebles federales.