Municipios

En el año de 1905 Huetamo fue sede de un partido de pelota vasca
Ángel Ramírez Ortuño Viernes 7 de Septiembre de 2018
A- A A+

Huetamo, Michoacán.- Un viejo texto periodístico publicado en la Ciudad de Morelia en el Periódico La Libertad, hace 113 años, informa en sus páginas que a más de un siglo, en el año de 1905, Huetamo fue inesperada sede de un partido de –Pelota Vasca-, deporte conocida también como-Hand Ball, todo ello en tiempos en que gobernada la Villa de Huetamo Epifanio Villela, personaje que en su tiempo se preocupó por promover eventos culturales para las “clases altas” como lo recalca el citado medio de comunicación, y tiempos en que aún se mantenía una influencia porfirista preponderante en México.

Huetamo fue inesperada sede de un partido de –Pelota Vasca-, deporte conocida también como-Hand Ball
Huetamo fue inesperada sede de un partido de –Pelota Vasca-, deporte conocida también como-Hand Ball
(Foto: Ángel Ramírez Ortuño)

Por esa razón, Villela convocó al pueblo en general a presenciar un encuentro de pelota vasca, entre una selección de pelotaris de Huetamo, integrada por Ángel Irigoyen y los Hermanos Landa, mientras que el rival era una selección del Estado de México, y donde se adaptó para tal fin la avenida principal que por aquellos entonces tenía el pomposo nombre de Camino Nacional, y donde el equipo de pelotaris de Huetamo demostraron gran dominio en el ejercicio de ese deporte, de tal forma que los habitantes del pueblo disfrutaron un inusual espectáculo que no pasaría desapercibido por la prensa moreliana de aquel entonces.

La nota señala que ese mismo año en Huetamo se realizaron varias corridas de toros con los matadores de moda en pleno arranque del siglo veinte, y donde el Prefecto Villela y sus funcionarios se daban el lujo de salir al ruedo a compartir los aplausos del respetable, y también se pusieron de moda las serenatas en el jardín principal los días domingos, donde tocaban jóvenes huetamenses que estudiaban en el Conservatorio de Las Rosas como Don Manuel Y Ugarte, mientras que el memorable partido se jugó en el mes de marzo de 1905, en punto del medio día y bajo los ardientes rayos del sol de Tierra Caliente que favorecieron al equipo local.