Municipios

Surge en Huetamo el nombre de Pablo Varona como posible nuevo dirigente municipal del PRD
Ángel Ramírez Ortuño Lunes 26 de Noviembre de 2018
A- A A+

Huetamo, Michoacán.- Después de los cocolazos que se registraron en la refriega de una convención nacional del PRD la semana pasada en la Ciudad de México, donde volaron sillazos, hubo moretones y jaloneos, de alguna forma despertó conciencias frente a la fuerte presión de que desaparecieran las “tribus” de ese partido amarillo, acá en Huetamo le cayó el veinte a la directiva del Comité Municipal del PRD, que tiene como presidente a Alfredo Saucedo y como secretario a José Luis Saucedo, y frente a la columna política local sobre si se refundaría, o se relanzaría este partido, una amable invitación para acudir a una reunión dominical en el bunker de los amarillos en Huetamo, permitió conocer el sentir, de algunos viejos militantes presentes.

Directiva del Comité Municipal del PRD
Directiva del Comité Municipal del PRD
(Foto: Ángel Ramírez Ortuño)

Y el mensaje central de Alfredo Saucedo fue justo de que tiempo era ya de renovar la actual dirigencia, y de la posible refundación, relanzamiento y hasta tal vez cambiar el nombre del PRD, y en tono democrático invitaba a que si había algún interesado en buscar la dirigencia municipal, ese era el momento adecuado, por lo que surgieron breves discursos y algunas propuestas, donde surgió el nombre de Pablo Varona Estrada, pero al instante se destapo el veterano perredista Roberto León, lo que por un momento le daba un tinte democrático, pero los veteranos decían que ya tenían candidato y la caballada se inclinaba por Varona Estrada, quien es diputado local suplente.

Así las cosas, resultaba obvio que no habría ni elección, aunque otras voces se oponían, al señalar que era incongruente que en un partido democrático como el PRD, con una fuerte raíz ideológica en Huetamo, no se votara tal propuesta, y al final no pasaba nada, ni refundación, ni relanzamiento, y por el contrario, Huetamo permanecería siendo eternamente fiel a esa partido, pero sin corrientes, sin tribus y con la remarcada obligación moral de darle un nuevo rumbo al partido que domina en Huetamo y en Michoacán, pero ahora bajo nuevas condiciones que impone el arribo de un nuevo partido que gobernará México, y con la esperanza de sostenerse en el poder local con una nueva alcaldía que no termina por despegar y un gobierno estatal en aprietos económicos.