Educación

Mario Teodoro Ramírez Cobián, en su tercer intento por encabezar la rectoria de la UMSNH
Ernesto Hernández Doblas Jueves 27 de Diciembre de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Fortalecer el humanismo al interior de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), la cultura y la producción de pensamiento crítico es uno de los principales ejes que plantea el aspirante a rector, Mario Teodoro Ramírez Cobián.

Cambio de Michoacán entrevistó a quien ya en dos ocasiones pasadas buscó representar a la Casa de Hidalgo sin haberlo obtenido; ello en los periódos en que recibieron dicha asignación Jaime Hernández Díaz y Silvia Figueroa Zamudio.

Incluso, durante el primer año y medio del rectorado de Hernández Díaz fungió como secretario general en busca de impulsar lo que fue uno de los objetivos principales del Plan de Trabajo que había entregado a la Comisión de Rectoría: una reforma integral.

 Mario Teodoro Ramírez Cobián, aspirante a rector de la UMSNH
Mario Teodoro Ramírez Cobián, aspirante a rector de la UMSNH
(Foto: Especial)

Al no encontrar condiciones para llevarla a cabo presentó su renuncia y los motivos de ésta frente a los medios de comunicación.

Ahora, se dice motivado en un primer momento por un grupo de universitarios y luego por el amor a la institución en la que desde 1977 imparte clases.

"Y debido también a que en agosto de este año fui reconocido por el Consejo Universitario como profesor emérito junto con otros cuatro colegas; después de casi cuarenta años que no se daba este reconocimiento en la Universidad".

Ramírez Cobián consideró que recuperar y fortalecer los valores humanistas de la UMSNH es tarea digna de ser realizada además de que a partir de ella puede brindarse aportaciones a la sociedad y cultura tanto de Michoacán como del país.

"Yo creo que necesitamos un modelo educativo nuevo en la Universidad Michoacana, que le de prioridad a los valores, al humanismo con todo el sentido crítico que implica".

Ante la baja en la matrícula que ha sufrido el nivel bachillerato y nueve licenciaturas, expuso que sobre todo debería de fortalecerse la vida académica para hacerla lo suficientemente atractiva a los estudiantes.

Aunque aseguró que lo más importante no eran ni la ideología ni las posturas políticas a la hora de ejercer el rectorado, se dijo de izquierda desde sus inicios como alumno nicolaita, sin embargo, con el tiempo y el quehacer filosófica ha ido matizando algunas de sus primeras posturas en ese sentido.

"A mí me parece que la crisis económica en la Universidad Michoacana es un poco artificial" comentó quien fuera también director de la Facultad de Filosofía en dos ocasiones.

En ese sentido abundó que "dinero sí hay" pero falta principalmente hacer un compromiso institucional para transparentar y volver eficiente el uso de los recursos otorgados.

Eso y una reingeniería administrativa con el consenso de la comunidad nicolaita. Revisar el régimen de jubilaciones y pensiones, reordenar a los trabajadores creando áreas importantes así como incentivando la permanencia laboral, son algunas de las acciones que podrían llevarse a cabo.