Municipios

Desde hace cinco años
55 familias del fraccionamiento Las Lomas en Urupan carecen de energía eléctrica
Grecia Ponce Martes 19 de Febrero de 2019
A- A A+

Uruapan, Michoacán.- Desde hace cinco años no tienen energía eléctrica, ni en sus casas, ni en sus calles, más de 55 familias, de la calle Diógenes, del fraccionamiento popular Las Lomas.

Estas poco más de 55 familias, resultaron defraudadas por la ahora desaparecida inmobiliaria Pecasa, como el resto de las 700 familias de ese conjunto habitacional y como cientos más que compraron viviendas prácticamente desechables, en diversos fraccionamientos populares, que esa empresa edificó en esta ciudad, como Los Viñedos en el sur y otros tantos en la zona oriente de Uruapan.

Ya pagaron el cableado y el transformador, pero siguen a oscuras, porque la CFE, les dejó tirada la obra desde noviembre del 2018
Ya pagaron el cableado y el transformador, pero siguen a oscuras, porque la CFE, les dejó tirada la obra desde noviembre del 2018
(Foto: Grecia Ponce)

Sin embargo la gente de la calle Diógenes, enfrenta una problemática particular, ya que a pesar de que el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), reportó la obra como concluida y cobra los créditos religiosamente, la verdad es que el personal de la inmobiliaria huyó de la ciudad y no terminó de construir los departamentos, los cuales dejó inacabados.

Así los tuvieron que habitar los propietarios afectados, quienes desde hace cinco años no cuentan con energía eléctrica en las viviendas, ni con alumbrado público.

Esto además los afecta en el renglón de la seguridad, ya que la calle Diógenes es una cerrada al fondo de la parte oriente del fraccionamiento y por las noches es como dijeron los habitantes "una boca de lobo".

A la vez que realizan gestiones, los propietarios perjudicados lograron que sus vecinos compartiesen la energía mediante arriesgadas conexiones de cables, pero a últimas fechas los recibos están resultando muy elevados.

Los de la calle Diógenes relataron que el bimestre anterior cada recibo les llegó de 900 pesos, pero en el actual fue de hasta 2 mil 700 pesos, por lo que sus vecinos ya no quieren pasarles más energía, ya que como las tarifas se van incrementando de acuerdo al consumo y se clasifican desde básica, hasta intermedia y otros conceptos, dicen que se han vuelto impagables.

De todas maneras los afectados no han quitado el dedo del renglón y han estado insistiendo, hasta que lograron que el Gobierno Municipal los apoyase con parte de la obra de electrificación.

Fue así que se convino que ellos pagarían el cableado, el cual ya compraron, gastando miles de pesos y el transformador, para lo cual reunieron más de 75 mil pesos, haciendo rifas y kermeses.

La CFE les respondió que les dotaría de un transformador nuevo, pero les dio uno ya usado y les dijo que a más tardar el 15 de noviembre del año pasado tendrían luz, pero ya a mediados de febrero las lámparas no se encienden en la calle Diógenes.