País

Según la OIT México, el programa de becas de AMLO tiene muchas limitantes; no ayudará a tener empleo a largo plazo
Redacción Domingo 10 de Marzo de 2019
A- A A+

Ciudad de México.- El programa de becas para jóvenes que no estudian ni trabajan, emprendido por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, no puede considerarse un empleo pleno porque tiene muchas limitantes, considera la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Funcionarios del organismo internacional coincidieron en que el programa ‘Jóvenes construyendo el futuro’, uno de los pilares de la política de bienestar del presidente, sólo puede ser calificado como una oportunidad de experiencia laboral pues en este esquema son “aprendices” sin obligación patronal de ninguno de los actores.

El programa de becas para jóvenes que no estudian ni trabajan, emprendido por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, no puede considerarse un empleo pleno porque tiene muchas limitantes
El programa de becas para jóvenes que no estudian ni trabajan, emprendido por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, no puede considerarse un empleo pleno porque tiene muchas limitantes
(Foto: Especial)

“El desempleo juvenil va más allá de los ninis. Reconocemos el esfuerzo del gobierno actual pero se prefiere una solución integral”, dijo Noémie Feix, titular de la oficina Nacional de Empleo de la OIT México.

Durante la presentación del informe ‘Panorama Laboral 2018 para América Latina y el Caribe’ de la Organización, la directora para México y Cuba, Gerardina González, advirtió que el programa carece de un complemento educativo que permita a los beneficiarios acceder a un empleo a largo plazo y crecer en él, pues sólo son aprendices que al final de la beca tendrán experiencia y conocimiento, pero no una certificación que lo avale y les dé mayores oportunidades.

Además, apuntó que el programa tiene vacíos que dejan desprotegidos a los jóvenes: en México desapareció la figura del aprendiz de la legislación laboral porque se prestaba a abusos de los empleadores, pero entonces no existe un marco legal que especifique quién protege a estas personas en caso de un accidente laboral o de una arbitrariedad dentro del lugar de trabajo.

“Puede funcionar como un programa de asistencia directa al joven, pero hay que complementarlo para que al mismo tiempo tenga formación certificada, que le permita ir a otra empresa diciendo ‘no solo tengo un año de trabajo sino además tengo una formación’. Les hemos sugerido que complementen el programa con una asociación con la secretaría de Educación Pública”, explicó González Marroquín a Animal Político.

La funcionaria indicó que se requiere delimitar la responsabilidad de la empresa y los compromisos que va a adquirir para educar al aprendiz; y calificó como positivo que sean empresas formales las que se unen al programa, ya que esto elimina uno de los problemas frecuentes del primer empleo: si éste es informal, las probabilidades de que el trabajador permanezca en la informalidad son altas.

“Pero la idea es complementar el programa, aunque también se requieren recursos y hay que ver si los tienen”, precisó.

Los especialistas en materia laboral pusieron foco en un problema que consideran más urgente de atender: que las habilidades que los jóvenes adquieren en las escuelas están atrasadas respecto a las necesidades del mercado, lo que provoca que incluso los más preparados no consigan empleo.

No obstante, reconocieron que la desocupación juvenil es un problema multifactorial que no podrá resolverse con una sola medida. “No hay balas de plata”, puntualizó el especialista regional en economía del Trabajo de la OIT, Hugo Ñopo.

Más información en: https://www.animalpolitico.com