Municipios

Dormitorios de la casa del estudiante Madre Latina en Uruapan presentan daños estructurales
Grecia Ponce Martes 12 de Marzo de 2019
A- A A+

Uruapan, Michoacán.- En peligro se encuentran 30 muchachas, moradoras de la sección femenil de la casa del estudiante Madre Latina, de esta ciudad; alumnas de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH).

Una de las áreas del inmueble, el dormitorio uno, presenta fracturas y el resto es susceptible de que ingresen delincuentes, por lo que está en riesgo su integridad.

Por si fuera poco, esta casa se localiza en una zona rodeada de bares y lo único que separa a las jovencitas del peligro es un pequeño enmallado, una puerta que está abierta y dos varillas que fueron dejadas ahí, desde hace un año.

Uno de los dormitorios del inmueble, que habitan presenta fracturas y el resto es susceptible de que ingresen delincuentes
Uno de los dormitorios del inmueble, que habitan presenta fracturas y el resto es susceptible de que ingresen delincuentes
(Foto: Grecia Ponce)

Como se ha venido informando, la casa del estudiante Madre Latina, está dividida en dos secciones: el área masculina, donde viven y duermen los varones, lugar que cuenta con comedor y al cual acuden las muchachas. Esta sección de varones, se localiza en la calle José María Izazaga, en la plaza del mismo nombre, en el segundo cuadro de la ciudad.

El área femenil está localizada en la calle Carrillo Puerto, en el barrio de Santo Santiago, en el centro de la ciudad. Ahí viven y pernoctan unas 30 jovencitas que acuden a clases a la facultad de Agrobiología, Presidente Juárez y a las preparatorias, Licenciado Eduardo Ruíz y Lázaro Cárdenas.

Lo que ocurre es que hace aproximadamente un año, unos particulares que adquirieron la propiedad adjunta a la sección femenil de la casa del estudiante Madre Latina, derribaron el inmueble que era de paredes de adobe y techo de viga con tejas de barro rojo.

Al demoler lo que quedaba de esa casa, dejaron prácticamente sin barda a la casa del estudiante, pero además causaron fracturas al dormitorio uno, por lo que las jóvenes que ahí duermen lo hacen con temor.

Por lo que toca al riesgo en el que se encuentran las muchachas, no se trata de un temor infundado, como lo dieron a conocer estudiantes en entrevista grabada, ya que en dos ocasiones ha habido sujetos que se han intentado introducirse a la casa, debido a que el camino quedó libre y a que los restos de la barda de adobe colindante forman una especie de escalera que ayuda bastante a quien desee introducirse.

El lote que quedó baldío estaba totalmente abierto y aunque se colocó una puerta de malla, esta de nada sirve, ya que está abierta y la cadena que la aseguraba ha desaparecido desde hace mucho.

Esa es la situación que viven las jovencitas desde hace un año y la cual han venido denunciando sin que ni el rector saliente ni el actual hayan actuado en consecuencia.

Expusieron que hace unos 10 meses, se presentó al lugar personal de la UMSNH con la promesa de que haría reparaciones, dejó dos varillas y jamás regresó.

Las moradoras demandan que se refuerce el cerco de malla ya existente, que se construya uno más alto y que se elecrtrifique dicho cerco, siendo que esto último no costaría más de 10 mil pesos y sí garantizaría la integridad física de las jovencitas afectadas.

Cabe mencionar que esa casa de la calle Carillo Puerto era la casa original Madre Latina, la cual fue donada, hace unos 39 años, por un particular. Hace varias décadas, moradores de esa casa, tomaron la casa de don José María Izazaga, situada en el primer cuadro y la vivienda original quedó destinada a la sección femenil.