Municipios

Todo un éxito, 8º Festival de los Límites del Imperio Purépecha en San Lucas
Ángel Ramírez Ortuño Jueves 21 de Marzo de 2019
A- A A+

Huetamo, Michoacán.- La extraordinaria experiencia vivida el amanecer del jueves 21 de marzo sobre la gran yácata de El Huizachal, dentro del marco del 8° Festival de los Límites del Imperio Purépecha, junto a la confluencia de los ríos Cutzamala y Balsas, permitió observar como la salida del sol, “Tata Juriata” en el Oriente, allá por las estribaciones de Santa Cruz de Villagómez y Tlalchapa, y ver como se ocultaba la luna, “Nana Cutzi” allá rumbo al pueblo de Characharando y los escurrideros del río Balsas, y presenciar de esa forma ese acontecimiento anual sobre ese promontorio, donde afirma el profesor Cornejo de San Lucas que en otros tiempos ahí se mantenía encendido el fuego del imperio purépecha en la antigüedad.

La extraordinaria experiencia vivida el amanecer del jueves 21 de marzo sobre la gran yácata de El Huizachal
La extraordinaria experiencia vivida el amanecer del jueves 21 de marzo sobre la gran yácata de El Huizachal
(Foto: Ángel Ramírez Ortuño)

Arribamos a ese punto al romper el alba, antes que nadie más, solo tres personas procedentes de Huetamo, Cristóbal, Alexis y este corresponsal, pero enseguida apareció don Cayetano Torres Domínguez, y con otras personas que subían maderos iba el señor Socorro Cornejo, uno de los organizadores del rescate de ese evento y más tarde la fila de alumnos, niños y maestros era interminable, todos iban al legendario montículo de El Huizachal, sede de un panorámico mirador que permite observar los confines del extinguido imperio purépecha y los contornos de otros pueblos de origen nahua, azteca o tolteca que poblaron estos contornos en la antigüedad.

La mayoría de los presentes vestía ropajes blancos, dado que se trataba de recargar el cuerpo de nuevas energías cósmicas, las que solo se dan ese día, según las ancestrales tradiciones, y ya concentrado un numeroso grupo, Cornejo explicaba el interés del municipio de San Lucas por rescatar y preservar ese festival suspendido por once años, sin explicación alguna, y que esa mañana se realizaría el desfile de la primavera junto a la yácata, y enseguida abrir una exposición de piezas arqueológicas y paleontológicas que sorprendió a propios y extraños por la variedad de piezas de barro, tanto como muestras de moluscos que vivieron en las profundidades del mar de Thetis.

Don Cayetano, a solicitud de maestros y alumnos, también dio un mensaje en su calidad de profesor de historia jubilado y convocaba a las nuevas generaciones a preservar estos contornos de San Lucas y Pungarabato, en tanto una brigada de trabajadores desmontaba la yácata El Huizachal que con el paso del tiempo dio vida a otro pueblo, en tanto que entrada la tarde se presentaría un juego de la vieja pelota purépecha con una bola de juego, habría conferencias, la danza de Los Viejitos, música y danza regional, se esperaba el arribo de la gran luna llena y al final se encendería el fuego nuevo en un evento donde eran esperadas diversas personalidades municipales vecinas de San Lucas.