Municipios

XXIII ritual de Las Aguadoras en Uruapan pide a la Madre Naturaleza por el caudal del Cupatitzio
Grecia Ponce Lunes 22 de Abril de 2019
A- A A+

Uruapan, Michoacán.- Se ha perdido aproximadamente el 60 por ciento del caudal del río Cupatitzio, por lo que las mujeres de Uruapan le piden a la Madre Naturaleza cada año, que el caudal no se seque.

Sobre la disminución del cauce llamó la atención el ingeniero civil, ambientalista y promotor de la etapa moderna del ritual de las aguadoras, Benjamin Apan Rojas.

Apan Rojas es el presidente de la asociación civil, Cultura P'urhépecha, organización que en 1997, tras una ardua labor con los habitantes de los barrios fundadores, rescató el ritual de las aguadoras, que se realizaba el sábado de Gloria y que ahora tiene lugar el domingo de Pascua.

Este ritual es para honrar a la Madre Naturaleza (Naná Kuerajpirikini) o la creadora de la existencia, a fin de que, a pesar de las acciones del hombre, conserve el río que simboliza la vida de parte de Michoacán, el Cupatitzio; ritual que dejó de practicarse, ya que fue prohibido por el clero.

El río Cupatitzio aportaba 17.5 metros cuadrados de agua por segundo; pero actualmente su aportación es menor a los 7 metros cúbicos de líquido
El río Cupatitzio aportaba 17.5 metros cuadrados de agua por segundo; pero actualmente su aportación es menor a los 7 metros cúbicos de líquido
(Foto: Cambio de Michoacán)

Cabe destacar que esta asociación, fundada hace casi 60 años por el ex presidente municipal, Arturo Apan García, en 1973 convocó formalmente lo que ahora es el tianguis de arte popular de Domingo de Ramos, considerado actualmente, por el número de artesanos y de piezas que concentra, el más grande de Latinoamérica.

Junto con el tianguis, un grupo de ciudadanos ideó el concurso de arte popular que todavía hoy se realiza, con apenas una veintena de artesanos y premios de hasta 15 pesos.

Unos 30 años después el hijo de ese ex presidente y otros ciudadanos rescataron el ritual de las aguadoras.

Sobre el caudal del Cupatitzio Apan Rojas recordó que como ingeniero civil participó en la construcción de algunas infraestructuras hidroeléctricas como la del Grijalba, con las presas de La Angostura, de Chicoasén, del Malpaso, Chiapas y la de Peñitas; en la cuenca del Balsas, siguiendo la trayectoria del río, empezando por la hidroeléctrica que estaba en San Pedro, para mover los telares y la de Zumpimito, pasando por la del Salto Escondido, la del Cóbano, Infiernillo y Las peñas, casi en la desembocadura al mar.

Este domingo se llevó a cabo la edición número XXIII del ritual de Las Aguadoras
Este domingo se llevó a cabo la edición número XXIII del ritual de Las Aguadoras
(Foto: Grecia Ponce)

Evocó que 'cuando se hicieron los aforos topo hidráulicos, para diseñar la presa de Infiernillo que en su tiempo fue la más grande de Latinoamérica, el río Cupatitzio aportaba 17.5 metros cuadrados de agua por segundo; pero actualmente su aportación es menor a los 7 metros cúbicos de líquido, por segundo'.

Por esa razón parte de aquel ritual que se retomó en 1997,fue verter agua bendita al río Cupatitzio para que este afluente no se secase.

Las Aguadoras



Este domigo se llevó a cabo la edición número XXIII del ritual de Las Aguadoras, uno de los pocos eventos en donde no sólo participan ocho de los nueve barrios constituyentes de esta ciudad, sino también los herederos del antiguo barrio de Los Reyes, ahora conocido como barrio de San José ( quienes luchan y se mantienen en pos de su reconocimiento) y la gente de la comunidad de El Zapio.

Fueron más de 600 aguadoras quienes recolectaron en sus cántaros decorados agua sagrada del río y la trasladaron danzando, acompañadas de la música de las bandas y el sonido de los cohetes, hasta el centro de la ciudad, para que el líquido fuera bendecido en el templo de la Inmaculada Concepción.