Municipios

A tres meses de existencia, Juzgado de lo Familiar en Uruapan ha recibido más de 600 casos
Grecia Ponce Martes 11 de Junio de 2019
A- A A+

Uruapan, Michoacán.- La disfunción por la que atraviesan actualmente las familias, que son la base de la sociedad, se refleja en los casos ventilados ante el Juzgado Tercero de lo Familiar, informó su titular, Ana María del Socorro Barragán Tapia.

La jueza explicó que en los tres meses que esta instancia tiene de existencia en Uruapan, ha tenido conocimiento de poco más de 600 asuntos.

La entrevistada precisó que el pasado 25 de mayo se cumplieron tres meses de que se inauguró el Juzgado Tercero de lo Familiar y que a esa fecha han ingresado 602 casos de lo familiar.

Ana María del Socorro Barragán Tapia, titular del Juzgado Tercero de lo Familiar
Ana María del Socorro Barragán Tapia, titular del Juzgado Tercero de lo Familiar
(Foto: Grecia Ponce)

De ellos se han pronunciado 53 sentencias y 19 casos se han concluido por auto y se le ha "estado dando la celeridad respectiva a los casos que se presentan, en jornadas de más de ocho horas, ya que desgraciadamente la disfunción de las familias es lo que se refleja en el trabajo, que se está haciendo".

También puntualizó que este distrito judicial, que es el de Uruapan, está integrado por los municipios de Tingambato, Gabriel Zamora, Ziracuaretiro, Tancítaro, San Juan Nuevo, Uruapan y Taretan, demarcaciones en donde "se ha incrementado la demanda de casos familiares".

Barragán Tapia manifestó que la crisis por la que atraviesa la sociedad se ve reflejada en el juzgado de una manera "crítica. Al haber muchos casos de este tipo es porque hay una disfunción familiar".

Pero por otro lado, también se observa que las mujeres ya no se resignan a recibir malos tratos y optan por la vía judicial, pero también existen situaciones en donde la violencia familiar se ejerce en contra de los varones.

Además dio a conocer que le ha llamado la atención que anteriormente las madres reclamaban la custodia de los hijos, pero que ahora la tendencia es que la custodia de los menores se le ceda a los padres.