Municipios

Calles del centro inundadas, constante en Pátzcuaro por temporada de lluvias
Armando Martínez Miércoles 10 de Julio de 2019
A- A A+

Pátzcuaro, Michoacán.- Debido a la saturación de desechos de todo tipo en el drenaje de algunas céntricas calles, en este tiempo de lluvias ya es una constante que las aguas pluviales de la parte alta de la ciudad, desemboquen en las calles de Federico Tena, Terán, Espejo, Ibarra, Benito Juárez, entre otras y estas corrientes de agua de lluvia no puedan introducirse al drenaje.

Vecinos de las calles de Ibarra y Espejo, tratan de evitar que el agua pluvial se introduzca a sus domicilios
Vecinos de las calles de Ibarra y Espejo, tratan de evitar que el agua pluvial se introduzca a sus domicilios
(Foto: Armando Martínez)

Es por eso, que este tipo de agua no pueda tomar su cauce natural por el drenaje público y se quede estancado o bien se introduzca en los domicilios causando daños materiales y económicos en las familias causadas por el agua. Este problema tiene varios años y al decir de los sufridos vecinos, ninguna autoridad habida o por haber, hace algo para remediar el mal. En ocasiones solo trabajadores del Organismo Operador del Agua Potable, Alcantarillados y de Servicios (Ooapas), acude a limpiar los drenajes, lo cual no resulta suficiente, ya que las fuertes lluvias arrastran los desechos de todo tipo y hasta material para construcción, tal como arena, piedras, tierra, plásticos y hasta animales muertos, lo cual dificulta el cauce del agua y de ahí los “encharcamientos” y las inundaciones de los domicilios.

Vecinos de las calles de Ibarra y Espejo, tratan de evitar que el agua pluvial se introduzca a sus domicilios, colocando madera, levantando el piso con tabiques y cemento, o con lo que pueden, lo que en ocasiones les resulta inútil su esfuerzo, ya que el nivel del agua supera los obstáculos que colocan las familias. Aunado a lo anterior, los tubos de drenaje ya resultan insuficiente para dar cavidad a toda el agua pluvial y aparte las paredes se encuentran más reducidos en su diámetro al tener grasas y sarro impregnados y a los más de 50 años que tienen de funcionamiento.