Especiales

El PRI ha aprendido de la experiencia del 2018: Víctor Silva
Héctor Tapia Jueves 19 de Septiembre de 2019
A- A A+

Morelia, Michoacán.- El Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Michoacán tiene claro que fue duramente sancionado por el electorado en las elecciones del 2018 a partir de ciertos errores cometidos; es un partido que enfrentó una crisis histórica, donde no sólo perdió la presidencia de la república, sino que perdió presencia en el Congreso de la Unión, en congresos locales y en ayuntamientos.

Sin embargo, no es el partido que enfrenta la peor crisis, y por el contrario, para el caso específico de Michoacán está como segunda fuerza electoral, y frente al proceso electoral que está por venir, no sólo está dispuesto a hacer alianzas o coaliciones electorales con otras fuerzas políticas, sino está puesto para hacer valer su peso específico en correlación de fuerzas con otros institutos políticos, remarca en entrevista Víctor Silva Tejeda, dirigente estatal de este partido.

El PRI está en un proceso de reorganización interna, por el cual recientemente renovó su dirigencia nacional, y está por enfrentar la renovación de organismos que no han sido renovados, pero se anticipan ya los movimientos.

Víctor Silva y Héctor Tapia durante la entrevista para Cambio de Michocán
Víctor Silva y Héctor Tapia durante la entrevista para Cambio de Michocán
(Foto: Cambio de Michoacán)

En la entrevista, el dirigente priista desarrolla distintos temas, desde el proceso de afiliación y reafiliación, que les ha servido de depuración del padrón, hasta los retos que están por enfrentar como partido político en Michoacán.

Las derrotas no son para siempre



El dirigente del PRI en Michoacán abundó y dijo que ninguna elección es igual, donde “ni todas las derrotas son para siempre, ni todas las victorias son para siempre”, explicó al hacer un reconocimiento sobre los resultados que obtuvieron como fuerza política en el proceso electoral del 2018.

“Hemos aprendido de lo que nos deja esta gran experiencia muy amarga, por cierto, del 2018, donde perdemos no sólo la presidencia de la república, sino también presencia significativa en ambas cámaras del Congreso de la Unión, y en los estados el partido se vio disminuido, en presidencias municipales, Congreso Local”, reconoció.

Sin embargo, enfatizó el dirigente priista, se ha dado la vuelta a la hoja a ese capítulo, a esa experiencia, y a partir de ello buscar no cometer los errores que se cometieron anteriormente.

Con la nueva dirigencia nacional, con Alejandro Moreno, que fue electo hace apenas unas semanas, “los adversarios políticos al interior del partido generaron señales que eran contradictorias y que están resultando no ciertas”; es decir, abundó, la postura del dirigente es de dar la cara a los grandes problemas de México, y al actual régimen que gobierna el país.

PRI cerrará 2019 con 230 mil militantes “de carne y hueso”



Víctor Silva Tejeda refirió que se retoma el proceso de afiliación y reafiliación al partido, el cuál se llevó a cabo por tres meses previos a la elección de la dirigencia nacional, y que se suspendió momentáneamente; en ese periodo alcanzaron 106 mil militantes, que pudieron votar en esa jornada electiva.

No se descarta un Frente Electoral; “se deben reconocer nuestra fuerza”, remarca Víctor Silva
No se descarta un Frente Electoral; “se deben reconocer nuestra fuerza”, remarca Víctor Silva
(Foto: Cambio de Michoacán)

Sin embargo, la meta que tiene el PRI es de redoblar esfuerzos y para el 31 de diciembre, fecha puesta por el Instituto Nacional Electoral (INE), es alcanzar 230 mil afiliados “de carne y hueso” en los 113 municipios michoacanos.

Esto servirá para depurar el padrón, remarcó Silva Tejeda, quien agregó que “hay señalamientos que surgieron de que siguen en el padrón que ya no pertenecen al PRI, incluso a unos que ya fallecieron, esa depuración se está llevando a cabo para tenerla el 31 de diciembre”.

De esta forma Silva Tejeda remarcó que “el PRI no está muerto, prueba de ello son los 106 mil que se han afiliado o reafiliado al partido en estos últimos tres meses”.

La cifra que se proyecta será extraordinaria, dijo, esta consideración a partir de que no es un partido que está en el poder actualmente y a pesar de venir de una elección “que nos fue muy mal y que sacudió las estructuras del partido, pero que nos quedamos quienes estamos convencidos que este partido tiene futuro”.

Detalló que de cara al proceso electoral del 2021 el PRI hará un trabajo interno de renovación de dirigencias de organizaciones y sectores, de las cuales se ha vencido su vigencia, aspecto que se “retomará con seriedad, para que se den cuanto antes”, ya que, a la par de la depuración del padrón, son tareas urgentes que se tienen.

“Por sobrevivencia” se tienen que abrir las puertas



El dirigente priísta refirió que “por sobrevivencia”, el partido tiene que abrir las puertas del instituto a quienes “estén en la misma tesitura” de crear pesos y contrapesos al partido en el gobierno.

“Se requiere que los ciudadanos, que también han aprendido, a no poner todos los huevos en una canasta, tienen que aprender a ser artífices de los contrapesos” desde el Congreso de la Unión hasta los Congresos locales, explicó.

A partir de esto, dijo, “los ciudadanos al aprender que debe haber contrapesos para limitar las arbitrariedades, y los excesos, sólo lo pueden hacer quienes integran el legislativo, y pueden ser contrapeso al Ejecutivo”.

PRI “tiene otros datos”; es segunda fuerza en Michoacán, asevera
Conforme se va acercando el siguiente proceso electoral han venido saliendo a la luz una serie de mediciones en cuanto a la preferencia electoral que tienen los michoacanos; en este sentido, Víctor Silva aseguró que hay mediciones “serias” que colocan al PRI como segunda opción para el electorado.
Estas mediciones, dijo, permiten al partido poner los pies en la tierra, y en función de ello trazar su ruta, y a su vez también plantear la correlación de fuerzas con otros institutos políticos.
Tras decir “tengo otros datos”, Víctor Silva aseguró que actualmente Morena tiene 19 puntos de preferencia electoral, seguido por el PRI con 18 puntos porcentuales; en tanto que el PRD, partido que gobierna Michoacán, se va hasta un 4 por ciento.
“El PRI en Michoacán no tiene una gran distancia con el partido hegemónico en este momento”, enfatizó en la entrevista.
Incluso, dijo, “cuando analiza uno los números, se da uno cuenta que se diferenció el voto (en la elección del 2018), y que en lo local no fue tan arrastrado por esa ola (que representó Morena), que en este caso Andrés Manuel López Obrador tuvo en las preferencias, por eso ganamos 21 municipios y Morena sí ganó 18. De acuerdo a la ola era para que hubieran ganado 70 en el caso de Michoacán”.

Morena, “sus errores” y su desgaste
“Así como le sucedió a nuestro partido, que fue sancionado por los ciudadanos, el ejercicio tiene un desgaste natural, pero es más fuerte cuando los errores, cuando la falta de tino en los gobernantes, tienen consecuencias graves ante el grueso de la población”, refirió Víctor Silva.
Agregó que en el caso del gobierno federal “estamos viendo que en pocos meses un gran número de simpatizantes se han desencantado, porque no era lo que ellos esperaban, por falta de una economía más sólida, por falta de estímulos a quienes sí estudian y no a quienes no estudian”.

No se descarta un Frente Electoral; “se deben reconocer nuestra fuerza”, remarca



A partir de asumirse como segunda fuerza política en el estado, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Michoacán no descarta la posibilidad de que se pueda ir en alianza o coalición con otras fuerzas políticas; sin embargo, remarca Víctor Silva, esta se tiene que dar sin agandalles, y reconociendo el peso específico que cada fuerza política que la vaya a conformar tenga.
Si no hay tal reconocimiento, si no se acepta esto, adelanta Silva Tejeda, la alianza no se podrá concretar.

El PRI, dijo, tiene que dejar abierta esta posibilidad, “tenemos que dejar claro con qué perfil ir, con quienes podamos sumar nuestras fuerzas, con los que tengan canicas (con qué jugar), que tengan respetabilidad”.

Se trata, remarca el dirigente, “de conjuntar fuerzas para hacer un frente electoral que nos permita a todos ganar; si cualquier partido no reúne esas características o quiere sacar una mayor ventaja de una condición de alianza, el no poner los pies en la tierra, y no saber con lo que se cuenta o aceptarlo, podría ser un impedimento para ir juntos, tenemos que ser objetivos, claros y no querer obtener más de lo que toca”.

Indicó de esta forma que “llegaron los tiempos de las coaliciones, de tomar acuerdos, de consolidar frentes, pero hay que hacerlo con objetividad, hay que llevar nuestro peso político de cada instituto a la mesa, para buscar acuerdos”.

Silva Tejeda dijo que no se puede negar las crisis que enfrentan los partidos políticos; sin embargo, aseveró, “la crisis menos severa la tiene el PRI, a pesar de haber sido los derrotados en la pasada elección”.

El PRI, indicó, está en proceso de reconformación, lo que les permitirá estar en una condición de proponer candidatos y candidatas “impecables”, y “eso tendrá que ser sumado al que se puedan llevar acuerdos con otras fuerzas políticas para enfrentar al que es enemigo de todos nosotros, un verdadero adversario tenemos porque desde el poder va asentar sus reales para buscar nuevamente mayorías en las próximas legislaturas”.

“En este momento el gran adversario es el partido del gobierno, no el partido en el gobierno, lo miso que era el PRI en los años 70”, enfatizó.

Comentarios