Municipios

Conmemoran en Huetamo primer aniversario luctuoso del violinista Evaristo Galarza
Ángel Ramírez Ortuño Miércoles 2 de Octubre de 2019
A- A A+

Huetamo, Michoacán.- A un año de distancia de aquel triste 2 de octubre del 2018, justo en el momento que a media tarde expiraba en la tenencia de Purechucho el inconmensurable maestro violinista don Evaristo Galarza Castillo, la nublada tarde del miércoles 2 de octubre del 2019 familiares y amigos lo recordaban, primero con un rosario a las 15:00 horas, después con la celebración de una misa a las 17:00 horas y más tarde se rezaba otro rosario; con la caída de la tarde noche iniciaría un homenaje musical con ejecución de música fúnebre, entre minuetes, valses y sones ejecutados por el maestro Tiburcio García Escobar.

Don Evaristo nació un 26 de octubre de 1926
Don Evaristo nació un 26 de octubre de 1926
(Foto: Ángel Ramírez Ortuño)

Don Evaristo nació un 26 de octubre de 1926, hijo de don Salvador Galarza, músico del siglo XIX, el que con su clan familiar ha logrado mantener viva la tradición de tres siglos de vigencia de la música tradicional de la región media del Balsas, todo esto desde Purechucho, lo mismo con escuelas, grupos y en especial, la vena familiar musical que se mantiene viva hasta hoy día, según lo manifiesta el bisnieto Antonio, extraordinario ejecutante del violín para orgullo de los Galarza.

Para la llegada de la noche del miércoles, la familia Galarza, concentrada en Purechucho donde acudían hijos de don Evaristo de varios puntos del país y el extranjero, celebraban respetuosos la velada del llamado “cabo de año”, en el que se rezan rosarios uno tras otro hasta el límite de la resistencia, tal como se acostumbra, y convivir, charlas y recordar la figura del viejo maestro del violín, pero también especial amigo, de quien se recuerda su afición en Huetamo por las jugadas de billar, su gusto por ver por las tardes a las “guachitas” del pueblo, y de vez en cuando sacar a relucir su fama de alburero y dicharachero, como en otros tiempos lo fuera su amigo y músico Jesús “Chuche La Botella, del grupo Purépechas.

En el año 2000 formó también el grupo “Matlatzincas” donde sobresalió la figura femenina de la cantante y violinista Indira García, y tiempo después en otro grupo musical donde alternara con el guitarrista Hugo Reynoso, Tiburcio García e Iris Valle Mejía, Iris Valle Mejía, Conchita Maldonado, la inquieta violinista y cantante Chelsy y un chamaco, Angelito, que aprendió buena parte de los secretos de su maestro, entre otras variadas figuras, y sería en el año del 2014, dentro de un concurso estatal de talentos, la fecha en que ganaba el Premio Estatal Eréndira, última gran satisfacción que llenó de orgullo al inolvidable maestro, a quien el jueves por la tarde se le recogería su cruz para llevarla hasta el camposanto de Purechucho donde descansa para siempre don Evaristo.