Municipios

Exposición 'Genealogía' en Uruapan es un monumento al sincretismo, señala el autor, Edmundo Rangel
Grecia Ponce Lunes 4 de Noviembre de 2019
A- A A+

Uruapan, Michoacán.- Como un monumento al sincretismo, describió su exposición titulada, Genealogía, el escultor toluqueño, Edmundo Rangel, quien está estrenando una muestra en la antigua fábrica de San Pedro.

En entrevista explicó que se trata de una instalación artística, de más de 500 piezas, dividida en cuatro familias, de nueve ciclos cada una, que se sintetizan en la pieza número 511, la cual finalmente parece una deidad híbrida.

El escultor toluqueño, Edmundo Rangel
El escultor toluqueño, Edmundo Rangel
(Foto: Grecia Ponce)

La exposición que reúne por primera vez la totalidad de los módulos o piezas, está a disposición del público de miércoles a domingo, de las 10:00 a las 14:00 horas y de las 16:00 a las 19:00 y la entrada es gratuita.

Sobre las esculturas elaboradas en plastilina epóxica, cuya talla va desde unos milímetros, hasta la pieza 511 de aproximadamente cinco metros de alto, Edmundo Rangel, explicó que la obra una instalación escultórica, que se compone de una sola pieza, divida en más de 500 módulos.

Es un árbol genealógico, en el que el autor representa figuras animales y humanas, que se van mezclando para dar origen a versiones antropomórficas del animal en cuestión; versiones caricaturescas y esas caricaturas se van mezclando entre ellas, generando híbridos, que durante nueve etapas de mezcla, terminan en el módulo 511.

Cada módulo o figura está dispuesta en distintos bloques, permitiendo que la gente pueda hacer un recorrido y ver a detalle cada uno de los módulos y darle seguimiento a los rasgos que terminan conformando el módulo final.

Esta instalación viene siendo el resultado de los intereses de la infancia del autor, como lo señaló él mismo, al combinar por ejemplo sus personajes de caricatura favoritos con las ilustraciones de los libros de historia natural que hojeaba.

Se trata de una instalación artística, de más de 500 piezas, dividida en cuatro familias, de nueve ciclos cada una
Se trata de una instalación artística, de más de 500 piezas, dividida en cuatro familias, de nueve ciclos cada una
(Foto: Grecia Ponce)

La forma 511 emula a Coatlicue y termina pareciendo una deidad, pero también es un monumento al sincretismo, rechaza la creencia del ser humano como dueño de todo lo existente en la creación y además habla de cómo se construye una identidad, una persona o una cultura.

Al final de cuentas, será el espectador el que decida que lectura darle a esta instalación que hace explotar no sólo las formas y colores, sino el pensamiento.