Escenarios

Un éxito, debut de la Sinfonieta FMM
Redacción Lunes 18 de Noviembre de 2019
A- A A+

Morelia, Michoacán.- El más importante proyecto de formación y producción musical del Festival de Música de Morelia Miguel Bernal Jiménez (FMM), La Sinfonieta FMM, conquistó al público asistente a su primera presentación, enmarcada en las columnas de piedra del edifico barroco que alberga al Ayuntamiento Moreliano.

Iniciaron el concierto las notas de una solitaria trompeta, ubicada en el pasillo superior del inmueble, la que instantes después hizo silencio para dar paso a un segundo instrumento, el cual hizo lo propio al aparecer una tercera trompeta; luego un alternado diálogo entre las dos primeras para que, finalmente, se estableciera un coloquio general entre los instrumentos de viento. Se trataba de la Fanfarria para 3 trompetas “San Edmundsbury”, del compositor inglés Benjamín Britten. Desde ese momento los aplausos del público premiaban la actuación de los solistas.

Tras ejecutar un variado programa , el ensamble fue ovacionado por el público
Tras ejecutar un variado programa , el ensamble fue ovacionado por el público
(Foto: Especial)

Luego vino lo que podemos llamar el plato fuerte de la tarde; la sección de cuerdas integrada por 17 de los 38 músicos, ejecutó con gran maestría la pieza En los tiempos de Holberg, opus 40, con sus 5 movimientos. Se trata de una obra escrita por Edvard Grieg para conmemorar el bicentenario del escritor noruego Ludwig Holberte, y aunque originalmente era para piano, más tarde el propio autor realizó la versión para cuerdas.

Fue tal la pasión que los músicos imprimeron a esta ejecución, que al terminar la pieza, el Director Juan Felipe Molano, aplaudió efusivamente la interpretación.

Luego, tocó su turno a los alientos, 8 jóvenes recreando la Petite Symphonie de Charles Gounod, estrenada hace 134 años en París y que, a decir de los críticos, es de una elegancia impecable, misma elegancia que le imprimió la Sinfonieta del Festival y gracias a la cual los ejejcutantes arrancaron del público un sensible aplauso.

Satisfechos de su trabajo como tutores, los maestros Guillermo Portillo y Fernando Domínguez hicieron su aparición en el escenario, como una muestra de aprobación a tan excelente trabajo.