Municipios

Guitarras y violines de la familia Herrera de Paracho festejan 100 años
Ángel Ramírez Ortuño Martes 11 de Febrero de 2020
A- A A+

Huetamo, Michoacán.- Al pie del cañón, frente a varios puestos de venta de artesanías de la madera de Paracho, Michoacán, en especial de guitarras y violines de gran demanda en la región de la Tierra Caliente del Balsas, fue que se entrevistó al joven Naúm Herrera, quien con marcada emoción informó que había cumplido la familia Herrera 100 años de asistir anualmente a la Feria de San Lucas, lo que era un timbre de orgullo para ese núcleo artesanal familiar, desde su bisabuelo, abuelo y madre, y que por fortuna la demanda de sus productos de laudería seguían con buena demanda en este mercado regional, y que ellos por su cuenta agradecían a su clientela el favor de adquirir sus productos.

Naúm recordó que la primera aventura del clan Herrera de Paracho empezó en 1920
Naúm recordó que la primera aventura del clan Herrera de Paracho empezó en 1920
(Foto: Ángel Ramírez Ortuño)

Naúm recordó que la primera aventura del clan Herrera de Paracho empezó en 1920, y que en aquellos tiempos la travesía desde la zona fría de Paracho hasta la zona de Tierra Caliente de San Lucas, la realizaban a pie, en travesía de varios días, sobre senderos, montañas y valles, en la que en diversas ocasiones sufrieron asaltos, enfermedades, diversos pasatiempos, pero que dada la respuesta exitosa de sus ventas, visitar cada año la Feria de San Lucas se hizo costumbre, y desde entonces y hasta la fecha se les dispensa a sus familiares un trato cordial entre pueblo y autoridades, hasta llegar en esta ocasión al primer centenario de ininterrumpidas visitas, que iniciara su bisabuelo, y después su abuelo Silviano Herrera y ahora su mamá y él junto con más parentela.

El traslado de las guitarras y violines no era nada fácil, dado que por su delicada madera, no es posible transportarla a lomo de mula, y resulta que en los primeros tiempos debían traer tales artefactos dentro de un huacal y sobre las espaldas sostenida tal carga con un mecapal, en cargas de hasta 10 violines por persona, pero que todo cambió con el tiempo al abrirse nuevos caminos y carreteras y con el apoyo de carros, cuestión que los Herrera mucho valoran entre sus generaciones de artesanos de la laudería, misma que les ha permitido darse a conocer en el mundo y ganar varios premios internacionales, esto después de la película “Coco” que los ayudó a darse a conocer.